Dos acusados de integrar los grupos juveniles Jarrai-Haika, considerados organizaciones terroristas cercanas a ETA, y que regresaron a España para ser juzgados después de casi 15 años huidos, se han conformado este martes con dos años de cárcel tras reconocer su pertenencia a la banda y rechazar la violencia.

Así lo han manifestado Arturo Villanueva Arteaga y Alejo Moreno durante su declaración en el juicio celebrado en la Audiencia Nacional, en el que el fiscal ha mantenido los dos años de prisión que pedía para ellos por un delito de pertenencia a organización terrorista, pena con la que su defensa se ha mostrado conforme.

La sección cuarta de lo Penal de este mismo tribunal juzgó por estos hechos a una veintena de integrantes de Jarrai-Haika-Segi en junio de 2005, momento en el que tanto Villanueva como Moreno se encontraban huidos y la Fiscalía pedía para ellos 14 años de prisión.

El Ministerio Público ha apreciado ahora "la atenuante analógica muy cualificada de colaboración" en el procedimiento, que estaba en una situación de "absoluto bloqueo" porque los países donde se encontraban huidos (Francia y Reino Unido) denegaron las órdenes de detención cursadas por la Audiencia contra ellos.

El procedimiento estaba bloqueado porque Francia y Reino Unido denegaron las órdenes de detención cursadas por la Audiencia NacionalLa pasada semana fueron juzgados dos exportavoces de Batasuna en Francia, que, al igual que estos dos acusados, se conformaron con una pena de 18 meses de cárcel a cambio de reconocer que intentaron renovar la cúpula de la ilegalizada formación y que usaron los partidos que la sucedieron, los también ilegalizados PCTV y ANV.

Se trataba del mismo acuerdo alcanzado en 2016 por 35 miembros de estos partidos, entre ellos los históricos dirigentes de Batasuna Pernando Barrena y Juan José Petrikorena, en el que también renunciaron a cualquier actividad relacionada con el uso de la violencia de cara a contribuir "a la reparación a las víctimas".

Arturo Villanueva, responsable de relaciones internacionales de Jarrai en Navarra, huyó en 2002, cuando se instaló de manera clandestina en Irlanda hasta que fue detenido en Belfast en 2009, a instancias de la euroorden española, que finalmente fue denegada.

Un año después huyó Moreno Sainz, alto cargo de la organización en Álava, quien fue arrestado en 2009 en la localidad vasco-francesa de Ascain y puesto en libertad horas después.

"Un instrumento de ETA"

En el juicio celebrado este martes también han comparecido los policías encargados de realizar los informes sobre Jarrai-Haika, que "se constituyó desde su nacimiento en un instrumento de ETA, lo que se concretó en su dependencia política, organizativa y financiera".

Su pretensión era la movilización de jóvenes "hacia los objetivos y estrategias de ETA", convirtiéndose en "una inagotable cantera de militantes para el frente armado de la banda que reciben su bautismo de fuego a través de la kale borroka o violencia callejera".

Haika surgió después tras la fusión en 1995 de Jarrai y Gazteriak (creada en 1994 en Francia) y "asumió la función de dirección ejecutiva que antes ejecutaba Jarrai de introducir a jóvenes en las actividades" de kale borroka, "al servicio de los propósitos de ETA militar".