La actividad inmobiliaria en España suma ya años de recuperación, pero aún así sigue por debajo de los máximos que se alcanzaron en pleno boom, un paso antes de la crisis. Según el nuevo Índice Registral de Actividad Inmobiliaria (IRAI), el sector inmobiliario y de la construcción registró en el tercer trimestre de 2017 unos niveles de actividad un 30% por debajo de los máximos registrados en 2007.

El IRAI es un indicador elaborado por el Colegio de Registradores para medir globalmente la actividad del sector. Sus datos muestran en el último trimestre un IRAI de 98,26 frente al 139,90 registrado el año previo al estallido de la última gran crisis económica.

La compraventa de vivienda nueva crece un 32%Sin embargo, desde los mínimos históricos de 68 a los que cayó en 2013, el sector ya ha recuperado un 45% hasta ahora. Sólo en lo que va de año, la actividad inmobiliaria y de la construcción de viviendas ha avanzado un 10%, partiendo de índice IRAI de 89 que se registró en diciembre del pasado año.

Los grupos con una mayor repercusión positiva en este 10% de incremento durante los nueve primeros meses del año han sido la compraventa, especialmente de viviendas nuevas y usadas y el número de hipotecas registrado. En concreto, la compraventa de viviendas nuevas ha crecido en estos nueve meses un 32%, mientras que la usada lo ha hecho en un 27%. En cuanto al número de hipotecas, el avance ha sido del 16%.

Por su parte, desde el punto de vista mercantil, el mayor impulso de la actividad se debe al descenso en el número de concurso de acreedores, tanto de empresas de construcción, que ha bajado un 83%, como en sociedades inmobiliarias, que ha descendido un 57%.