El Banco Santander ha alcanzado este martes un principio de acuerdo con los sindicatos tras reducir a 1.100, desde los más de 1.500 propuestos inicialmente, el recorte de empleos en los servicios centrales del grupo en España tras la compra del Banco Popular, según han informado fuentes sindicales.

Además, la mejora de las condiciones de salida de los trabajadores ha sido "determinante" para llegar al acuerdo laboral, que quedará finalmente redactado y se firmará el próximo 12 de diciembre.

El pacto alcanzado garantiza que los 1.100 empleos se recortarán de forma voluntaria y con indemnizaciones "atractivas", ya que permite prejubilaciones a partir de 55 años con el 80% del sueldo, siempre que se cuente con una antigüedad de al menos 15 años, y la salida de los mayores de 50 años con una indemnización también del 80% del sueldo, hasta un máximo de 380.000 euros.