El presidente de EE.UU., Donald Trump, llamó este martes al rey Abdalá II de Jordania y al presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, para comunicarles su intención de trasladar de Tel Aviv a Jerusalén la embajada estadounidense en Israel, una decisión que podría ser anunciada oficialmente este miércoles.

"No voy a dar detalles sobre las declaraciones que el presidente hará mañana. En último término, tomará la que considere que es la mejor decisión para Estados Unidos", dijo Sanders en su conferencia de prensa diaria.

Según la agencia de noticias estatal jordana, Petra, el monarca advirtió a Trump durante su conversación del "peligro de tomar cualquier decisión fuera del marco de una solución global que garantice el establecimiento de un Estado palestino con Jerusalén Este como capital".

Asimismo, el rey jordano destacó que esta decisión "tendrá reflejos peligrosos sobre la seguridad y la estabilidad de Oriente Medio, y debilitará los esfuerzos de la Administración estadounidense para reavivar el proceso de paz" entre palestinos e israelíes.

Esta decisión "tendrá reflejos peligrosos sobre la seguridad y la estabilidad de Oriente MedioAbdalá II insistió en que Jerusalén es la "llave" para alcanzar la paz y la estabilidad en la región y en el mundo, y Jordania es el guardián de los santos lugares musulmanes y cristianos de Jerusalén Este.

El rey jordano también habló por teléfono con el presidente palestino, Mahmud Abás, al que Trump informó anteriormente de su decisión, y le mostró el "apoyo total de Jordania a los hermanos palestinos y sus derechos históricos sobre Jerusalén".

Trump también telefoneó a Al Sisi, el cual destacó la "importancia de no complicar la situación en la región tomando decisiones que van a disminuir las oportunidades de paz en Oriente Medio", según un comunicado de la presidencia egipcia.

Jerusalén Este, que los palestinos reclaman como capital de su futuro Estado, está ocupada por Israel desde la Guerra de los Seis Días, de 1967, y fue anexionada en 1980 en una decisión unilateral israelí que no reconoció la comunidad internacional.

Hoy ningún país tiene su embajada en Jerusalén y el traslado de la sede diplomática estadounidense se entendería como el reconocimiento de la soberanía israelí sobre toda la ciudad, incluida la parte ocupada.

Reacciones internacionales

Stéphane Dujarric, el portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres, afirmó que todavía era pronto para pronunciarse sobre la posible decisión de Trump porque todavía no había habido un informe oficial sobre este asunto. Sin embargo, Dujarric agregó que Guterres se ha mostrado contrario a este tipo de decisiones "unilaterales" que pueden "menoscabar" la solución de los dos estados.

Este paso peligroso es provocador para los sentimientos de todos los musulmanes del mundo "Siempre hemos considerado que el estatus final de Jerusalén debe resolverse a través de la negociación directa de las dos partes, basada en las relevantes resoluciones del Consejo de Seguridad", afirmó Dujarric.

El rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz, advirtió a Trump, de que el traslado de la embajada podría ser una provocación para los "sentimientos" de los musulmanes de todo el mundo."Este paso peligroso es provocador para los sentimientos de todos los musulmanes del mundo, debido al lugar destacado que ocupa la mezquita de Al Aqsa" de Jerusalén (el tercer lugar más sagrado del islam tras La Meca y Medina), destacó el monarca, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias oficial, SPA.

El jefe político del movimiento islamista palestino Hamás, Ismail Haniye, condenó la voluntad anunciada por el presidente estadounidense, a la que calificó de "provocación", y pidió que se rechace, informó en un comunicado.