El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha alertado este miércoles de que alterar el estatuto de la ciudad de Jerusalén es una cuestión "extremadamente sensible" que debe ser resuelta mediante "negociación" y por eso ha mostrado su preocupación por que EE UU la reconozca como capital de Israel.

"El estatuto de Jerusalén es una cuestión central que debe ser resuelta mediante negociación, es extremadamente sensible alterarlo y eso nos preocupa", ha asegurado Dastis en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter. Dastis ha insistido en que "no hay mejor alternativa" para la región que la solución de los dos estados, Israel y Palestina, "viviendo juntos en paz y seguridad".

Según se ha filtrado a los medios, Trump pronunciará este miércoles a las 13.00 hora local de la Costa Este (18.00 GMT), un discurso para anunciar su decisión sobre el estatus de Jerusalén.

Preocupación en Oriente Medio

El primer ministro turco, Binali Yildirim, de visita en Seúl, instó este miércoles al presidente de EE UU, Donald Trump, a reconsiderar su plan. "En mi opinión semejante decisión podría acrecentar el conflicto entre Israel y Palestina de nuevo, y aumentar el conflicto entre religiones", dijo Yildrim durante una rueda de prensa conjunta celebrada tras su reunión con su homónimo surcoreano, Lee Nak-yon.

"Creo que este es un asunto que debería reconsiderarse", añadió el político turco en declaraciones recogidas por la agencia surcoreana Yonhap. En la víspera, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió en un discurso ante el Parlamento en Ankara de que, si Jerusalén es reconocida como capital por Washington, convocará una cumbre musulmana y que la decisión podría suponer la ruptura de relaciones diplomáticas con Israel.

El presidente estadounidense no se habría atrevido a dar este paso sin su alianza con ciertos regímenes árabesEl Gobierno sirio ha condenado el "paso peligroso" que se dispone a dar Trump y ha llamado a la "resistencia", tras criticar la "sumisión" de algunos países árabes a los designios de Estados Unidos. Una fuente del Ministerio de Exteriores sirio citada por la agencia oficial SANA ha valorado el anuncio que se dispone a realizar Trump como la "culminación del crimen de usurpación de Palestina y el desplazamiento del pueblo palestino".

"Este paso peligroso demuestra claramente la falta de respeto del Derecho Internacional por Estados Unidos y confirma que son ellos quienes alimentan los conflictos y la sedición en el mundo en detrimento de los pueblos para garantizar su hegemonía y amenazar la paz internacional", ha sostenido el portavoz del régimen de Bashar al Assad.

"El presidente estadounidense no se habría atrevido a dar este paso sin su alianza con ciertos regímenes árabes que han conspirado y siguen haciéndolo sobre Siria y sobre la causa palestina", ha defendido el portavoz, en una aparente alusión entre otros a Arabia Saudí.

El Papa: "Esfuerzos para respetar el statu-quo"

El papa Francisco expresó su preocupación por el posible reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Estados Unidos y pidió que se respete el estatus actual de esta ciudad. "Mi pensamiento va a Jerusalén. No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días", expresó Francisco en el aula Pablo VI del Vaticano sin citar directamente el anuncio del presidente Trump.

Francisco también hizo un llamamiento para "se realicen todos los esfuerzos para respetar el 'status quo' de la ciudad, conforme a las pertinentes resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas". El pontífice agregó que "Jerusalén es una ciudad única, sagrada para los hebreos, cristianos y musulmanes, que venera los lugares santos de las respectivas religiones y tiene una vocación especial para la paz".