El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha lanzado una "propuesta abierta" de actualización de la Constitución, elaborada con un grupo de jóvenes constitucionalistas, que incluye reconocer nuevos derechos sociales y reforzar otros ya existentes.

El documento, titulado "Nuevos derechos para un pacto constitucional", consta de cinco páginas y no hace mención al Título VIII ni al modelo territorial.
La propuesta incluye considerar el derecho a la salud como un "auténtico" derecho fundamental e incrementar las garantías constitucionales de las personas con discapacidad o dependencia.

También, profundizar y fortalecer el derecho a la intimidad, el honor y la propia imagen, "reconociendo el derecho al olvido en el contexto de internet, nuevas tecnologías y redes sociales". Aboga asimismo por transitar desde la no confesionalidad a la laicidad del Estado, con una reformulación de lo dispuesto en el texto vigente.

Para el PSOE, la Constitución debería proteger y ampliar la igualdad entre hombre y mujer desde enfoques diversos, entre ellos la plena inserción en el ámbito laboral en condiciones de igualdad retributiva y efectiva y el compromiso cívico e institucional en la lucha contra la violencia de género.

Propone reconocer también otros aspectos que considera esenciales y plenamente asumidos por la ciudadanía, como el matrimonio igualitario y el reconocimiento de los derechos de los colectivos LGTBI.

Del mismo modo, los socialistas quieren reforzar la protección constitucional del derecho a la vivienda y el derecho al trabajo y la negociación y avanzar en el reconocimiento de los derechos vinculados a la protección del medio ambiente, en el contexto del cambio climático y la transición energética.

El nuevo pacto constitucional que propugnan serviría además, a su juicio, para solventar anacronismos, como los derivados del mantenimiento en el texto vigente de la pena de muerte, todavía no abolida de forma plena, o la necesidad, a su juicio, de reformular los términos del derecho y el deber de defender España, con un ejército profesional y en ausencia del servicio militar obligatorio.

Al célebre "espíritu de concordia, amistad cívica y consenso" que presidió en 1978 la elaboración de la Carta Magna vuelve ahora a convocar el PSOE "de nuevo a los partidos políticos, instituciones, agentes económicos y sociales, universidades, centros de investigación y al conjunto de los ciudadanos y de la sociedad civil para impulsar en los próximos tiempos un diálogo leal" que conduzca a la reforma constitucional.