El Gobierno aprobó este otoño el proyecto de la nueva ley hipotecaria. Estas nuevas normas van a cambiar el paisaje hipotecario y todo indica que la nueva ley mejorará la seguridad jurídica de las familias pero podría encarecer las hipotecas. Pero hay más. El tipo de interés de las hipotecas va a subir y dicen muchos que por culpa de la nueva ley.

Las de tipo fijo podrían superar pronto a las variablesIdealista discrepa. Este portal inmobiliario cree que el tipo de interés medio de las hipotecas podría subir en los próximos meses, pero por motivos ajenos a la nueva ley hipotecaria. En concreto, el portal inmobiliario señala que el aumento en los tipos podrá deberse al incremento de hipotecas a tipo fijo, ya que considera que superarán pronto a las variables en las nuevas concesiones y cuyo tipo de interés es, por definición, más elevado en el corto plazo.

Así, las hipotecas a tipo fijo subirán de precio conforme los plazos más largos se encarezcan por la facilidad de subrogación de la nueva ley para el cambio de hipotecas variables a fijas, que hará que los saldos existentes tengan unos tipos más elevados. El propio incremento del euríbor encarecerá tanto las nuevas hipotecas como las existentes, aunque "todo apunta" a que no superará el 1% hasta pasado 2020. De su lado, la adopción por parte de los bancos de políticas de precios diferenciadas para compensar el mayor riesgo asumido en ciertos perfiles de clientes o en porcentajes de financiación superiores al 80% también podría encarecer las hipotecas.

En todo caso, las hipotecas no tendrían por qué subir En cualquier caso, Idealista afirma que las hipotecas "no tendrían por qué subir" y, en caso de hacerlo, no sería debido a que la nueva ley hipotecaria implica aumentar su coste a cambio de mejorar la seguridad jurídica, como han advertido algunos analistas. "La disociación y transparencia de las vinculaciones y productos combinados que contempla la nueva ley no tiene por qué encarecer las hipotecas, simplemente permitirá al usuario tomar decisiones más informadas", explica. De hecho, considera que con la aprobación de la nueva ley "posiblemente" nazca un nuevo ímpetu entre los bancos por recuperar parte del negocio hipotecario perdido, lo que implicaría un abaratamiento de los productos para hacer frente a la competencia.

Lo que sí reconoce este portal inmobiliario es que el borrador de la ley no especifica quién pagará los gastos de formalización de las hipotecas, manteniéndose el criterio de reparto de gastos aplicado hasta ahora por la banca -lo que no repercutiría en el coste hipotecario- o modificándose este punto. En el caso hipotético de que algunos gastos como el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) pasen a correr a cargo del banco, señala que sí podría observarse un incremento en los costes, vía comisiones de apertura o tipos de interés altos durante el primer año, una incertidumbre que "debería resolverse en breve".

Los bancos necesitan prestar

El portal inmobiliario afirma que los bancos "necesitan (desesperadamente) prestar". "Desde 2007, la banca perdió más de 180.000 millones de euros en saldos vivos de particulares -la gran mayoría hipotecas sobre viviendas- y la nueva producción no compensa los vencimientos actuales. Es decir, los bancos no consiguen ni siquiera mantener su negocio hipotecario actual, y esta sangría no parará", alerta.

Por ello, indica que aumentará la presión en los próximos años por la mayor amortización de capital de las hipotecas que se concedieron durante la burbuja, principalmente entre 2004 y 2008, las cuales "suponen el grueso de los saldos actuales en manos de los bancos". "Si el cliente cumple los requisitos de riesgo de la entidad, ésta hará lo que pueda para atraerlo y en esta lucha el precio será un factor fundamental, sobre todo teniendo en cuenta que los importes que se prestan son elevados y cualquier mejora en el diferencial supone un importante ahorro para el consumidor", apunta Idealista.