El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha dicho este miércoles que "el Estado español ha tenido que retirar la euroorden" y que actuó así porque "tenía miedo" de que Bélgica no la ejecutara por ser "una chapuza".

Puigdemont ha comparecido junto a los cuatro exconsejeros del Gobierno catalán frente a los medios de comunicación por primera vez en más de un mes desde que se encuentra en Bruselas y un día después de que el Tribunal Supremo emitiera un dictamen para retirar las euroórdenes de entrega a España. "Si Bélgica no se atreve a ejecutar una euroorden es porque sabe que no es aceptable ni presentable a las buenas prácticas europeas".

Los que seamos escogidos seremos diputados y tomaremos posesión del acta que hemos ganado en las urnas"Además, ha afirmado que "ya tenía intención de volver" a España cuando llegó a Bélgica y anunció que valora hacerlo tras las elecciones del 21-D para "tomar posesión" de su acta como diputado, aunque dijo que tiene que "pensar" antes de "tomar la decisión".

"Los que seamos escogidos seremos diputados y tomaremos posesión del acta que hemos ganado en las urnas", afirmó en una comparecencia ante los medios de comunicación en Bruselas, la primera desde que el Tribunal Supremo decidió retirar las euroórdenes de arresto contra él y los exconsejeros que le acompañan en Bélgica.

A Rajoy le trae "sin cuidado" que vuelva

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado por su parte que su labor en la campaña catalana es trabajar para lograr que tras el 21 de diciembre haya un gobierno que respete la ley, y ha asegurado que le trae "sin cuidado" si el expresidente catalán, Carles Puigdemont, vuelve a España antes de esa fecha.

"Que haga lo que quiera", ha respondido Rajoy tras el acto de celebración del aniversario de la Constitución.  Rajoy ha asegurado estar "muy tranquilo" y ha recordado que en España hay separación de poderes cuando se ha planteado la cuestión de los efectos que puede tener en la campaña electoral que regrese y sea detenido o ingresado en prisión. Y ha subrayado que cualquier ciudadano, ya sea "presidente o conserje", está "sometido a la ley".