El cantaor flamenco Diego el Cigala regresó anoche a El Hormiguero como invitado y una vez más dio qué hablar. El artista alternó los momentos de risa y despiste con los serios, aunque prevalecieron los primeros durante todo el programa.

Uno de las cosas más repetidas "su nuevo hit" como describieron las hormigas del programa, fue lo que él mismo denominó "el cortarrollos". Se trata de una broma que consiste en ponerse absolutamente serio en un momento dado, descolocando a los presentes.

Diego el Cigala, con la complicidad de Pablo Motos lo hizo en varias ocasiones durante el programa, poniendo unas caras de severidad que siempre acababan en carcajada pasados unos segundos.

El cantaor no dejó a nadie indiferente en su anterior visita, cuando su comportamiento errático y disperso dio mucho que hablar, dejando para la historia de la televisión el momento en el que, pañuelo en blanco en la mano, decía aquello de "¿Lo harás? ¡Atrássss!".

Durante su visita al espacio de Antena 3 también hubo tiempo para la ternura y la seriedad reales. El Cigala contó cómo fue su primer concierto justo después de la muerte de su esposa y cómo luchó por reponerse de esa pérdida. También cantó en directo y habló del documental Indestructible, que repasa algunos momentos de su carrera.

Por supuesto, las redes se volcaron con la visita del cantaor, cuyas reacciones inesperadas y espontáneas dieron lugar a numerosos comentarios y bromas. Y no es para menos, porque El Hormiguero, producido por 7 y Acción, logró un buen dato de audiencia con un 12% y 2.059.000 espectadores, además de anotar el minuto de oro, con un 18% y 3.051.000, a eso de las 22.47 h.