Madrid ha llenado de luz estos días la ciudad mexicana de Guadalajara convirtiéndose también en capital de la feria cultural en español más importante del mundo, a la que acuden cada año más de 800.000 visitantes. Bajo el lema 'Ganarás Luz', la delegación madrileña ha llegado a este evento como invitada de honor, un homenaje que normalmente reciben regiones o países y que, en esta ocasión, por segunda vez en la historia del certamen, se dedica a una ciudad.

Paco de Blas, coordinador del programa de Madrid en la Feria del Libro de Guadalajara (FIL), ha reconocido a 20 Minutos que: "En lo que llevamos de feria, las expectativas se van superando, los organizadores nos dicen que hace 10 años que no se producían llenos de estas características". Llenos que se repiten también en la joya de la corona de la representación madrileña: un colosal cilindro negro de 21 metros de altura que, en su interior, guarda un ágora de luz que invita a la lectura y el debate. Diseñada por Alberto Campo Baeza, esta ventana al Madrid literario ha ofrecido, en palabras del presidente de la FIL, Raúl Padilla: "Un espacio deslumbrante que evoca descubrimiento de autores madrileños y encuentro de otros puntos con sus lectores mexicanos".

Cada día se han llevado a cabo un total de 9 sesiones entre charlas, presentaciones y conferencias, que visitan alrededor de 1.600 personas. Un orgullo para el organizador De Blas quien ha asegurado que: "El pabellón se ha revelado como el cuarto de estar de la FIL, al que han llegado los visitantes para ver las presentaciones, ojear libros e incluso comprarlos". Paralelamente a este espacio la delegación madrileña ha organizado todas las noches multitudinarios conciertos en la explanada del evento bajo la fórmula: un artista español y un artista mexicano. Vetusta Morla, Leyva, Dani Martín, Amaral, Xoel López han pasado ya por este espacio de ocio y promoción del arte y la cultura patria.

La promoción de Madrid como destino cultural y turístico está resultando realmente apasionante"En el ámbito puramente literario, solo dos estrellas como Paul Auster y Emanuele Carrere han sido capaces de eclipsar a los más de 200 artistas españoles presentes en Guadalajara, entre los que destacan: Fernando Savater, Soledad Puértolas, Luis Antonio Villena, Carlos Alcolea, Antonio Lucas o Almudena Grandes. Algunos han sido homenajeados y otros han venido a promocionar sus nuevos trabajos porque, como recuerda De Blas, no hay que olvidar que: "Aquí se viene también a hacer negocio. Se cierran acuerdos, contrataciones y propuestas... y la promoción de Madrid como destino cultural y turístico está resultando realmente apasionante"

Otro de los premios importantes del certamen, al Mérito Editorial, ha caído en manos españolas, en concreto en las del editor madrileño Juan Casamayor, fundador de Páginas de Espuma, sello independiente donde conviven algunos de los más importantes cuentistas contemporáneos junto a clásicos de la literatura universal. Un merecido premio, según De Blas: "En Madrid hay una gran cantidad de editoriales independientes, como Páginas de Espuma, que están modificando el sector intelectual puesto que suponen el acceso a un montón de obras que quizá no pasaban el filtro de grandes editoriales".

Este nuevo renacer editorial capitalino, unido a la situación por la que pasa Cataluña, está provocando un cambio en el gremio editorial según reconoce De Blas a 20 Minutos: "La buena labor del Ayuntamiento y la iniciativa privada han hecho de Madrid una ciudad vibrante en cuanto al sector edición. Todos sabemos los problemas que estamos pasando estos días y como, sin ser muy aventurado, podríamos decir que el testigo del liderazgo en el sector de editorial en España está cambiando de manos de Barcelona a Madrid".

El cambio de sede fiscal de importantes editoriales, como grupo Planeta, y la protagonista presencia de Madrid en este evento, al que han acudido de 25.000 profesionales de la industria, podrían suponer el impulso necesario para que este cambio de poderes se consolide ya que según De Blas: "Madrid se está constituyendo como una de las grandes capitales del idioma, el español lo hablan 450 billones de personas, eso tiene unas repercusiones editoriales y de negocio extraordinarias, y el posicionamiento de Madrid en la FIL está siendo decisivo".