Hasta ahora, decenas de mujeres habían acusado al productor Harvey Weinstein de abuso y acoso sexual. Incontables eran los testimonios y casos que salieron a la luz sobre la supuesta conducta de depredador sexual de Weinstein, pero hasta ahora sólo había denuncias individuales -y escasas- contra él.

Sin embargo, ahora seis actrices se han unido para poner una demanda ante un juzgado federal de Nueva York contra el poderoso magnate, en lo que esperan que sirva además para representar a "decenas o centenares" de víctimas del productor.

Y aunque es la primera demanda, no es el primer problema judicial al que Weinstein se enfrenta, pues ya estaba siendo investigado por al menos tres cuerpos policiales, los de la propia Nueva York, Los Ángeles (donde está Hollywood) y Londres.

La demanda de las actrices va más allá de los abusos que ellas en particular sufrieron y hace un relato de lo que denominan la "Weinstein Sexual Enterprise", un entramado de personas y recursos destinados a tapar los casos de abuso sexual y acoso que el empresario de cine iba cometiendo. 

Esta red "tenía muchos participantes y fue creciendo a medida que la indignación por la conducta de Weinstein era más difícil de ocultar". Supuestos sobornos, pagos a cambio de silencio, espías que maquinaban para presionar u ocultar pruebas u obtenerlas, abogados, personas de confianza... muchas personas intervenían para evitar que los actos de Weinstein salieran a la luz, algo que funcionó durante casi tres décadas.

"Docenas han dado el paso hasta ahora, y muchas más permanecen en las sombras, aún tratando de reunir el coraje. Nos miran defendernos, están leyendo comentarios en Internet, evaluando los riesgos de salir a la luz y esperando que algunos de nosotras podamos obtener justicia sin que tengan que agregar sus nombres a la lista y pasar a la historia como 'Weinsteineadas'", dice un comunicado de las demandantes sobre cómo sería un ejemplo que pudieran obtener justicia y cómo animaría a más mujeres a denunciar.

Louisette Geiss, Katherine Kendall, Zoe Brock, Sarah Ann Masse, Melissa Sagemiller y Nannette Klatt son las actrices que se han unido para denunciar "acoso verbal, acoso físico, material ofensivo y requerimientos, contacto no deseado y muchas otras acciones que crearon un ambiente de trabajo tóxico basado en el género".