Los alcaldes de 36 ciudades estadounidenses firmarán su propio acuerdo sobre el cambio climático, comprometiéndose a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Con esta medida rechazan el abandono del Acuerdo de París en junio por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El nuevo pacto, conocido como la Carta de Chicago, se firmará en la Cumbre del Clima de América del Norte en la propia ciudad de Chicago. El acuerdo establece las reglas a seguir por las 36 ciudades para alcanzar el objetivo de reducir las emisiones de gases y buscan erigirse en un ejemplo para que todas sigan lo firmado en el Pacto Internacional del Clima de París. Entre estas urbes se encuentran Nueva York, Chicago, San Francisco o Washington.

Los alcaldes planean reducir las emisiones de gases efecto invernadero en un 28%. "Cada alcalde firmará su propio plan personalizado sobre cómo se van a lograr los objetivos del Acuerdo de París 2025", señaló el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel. "Todos llegaremos al mismo destino de una manera individual", sentenció.

Planean reducir las emisiones de gases efecto invernadero en un 28%

La alcaldesa de Salt Lake City, Jackie Biskupski, también señaló que la Carta de Chicago no es únicamente simbólica. "Ayudará a los líderes municipales a rastrear y compartir información sobre qué esfuerzos tienen mayor impacto en la reducción de las emisiones de carbono".

Desde la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París en junio, numerosos alcaldes de las grandes ciudades acusaron al presidente Trump de "miope". El presidente había criticado el acuerdo climático por ser un acuerdo "que perjudica a Estados Unidos en beneficio de otros países" y posteriormente señaló que se retiraría del pacto.

Sin embargo, los Estados Unidos no pueden notificar su desviación del acuerdo vinculante hasta noviembre de 2019. Siria ha sido el último país en anunciar que se uniría al acuerdo, dejando a EE UU como el único estado fuera del acuerdo.