La cantante de The Black Eyed Peas Fergie ha contado en una entrevista reciente una de las épocas más oscuras de su vida, en la que vivió enganchada al consumo de drogas.

Fergie achaca el consumo de sustancias como la metanfetamina a haber trabajado desde pequeña en la industria musical:"Cuando eres un niño trabajador tienes que ser profesional. Te enseñan a no tener rabietas, a siempre complacer a los demás. Aprendes a reprimir tus sentimientos", destaca.

La artista ha asegurado a INews que su adicción en la década de los 90 le provocaba psicosis: "Alucinaba a diario. Me llevó un año dejar de tomar esa droga y que los químicos que había mi cerebro se calmaran".

"Llegué a pensar que la CIA y el FBI me seguían", confiesa la cantante, que inclusó buscó ayuda en una iglesia: "Intentaron echarme, porque me estaba moviendo por los pasillos de manera loca. Pensé que había una cámara de infrarrojos en la iglesia tratando de verificar mi cuerpo"