Piedad Padilla, una de las propietarias de la Quesería 'Medal', una empresa familiar que comenzó a distribuir sus productos en 2012 en el municipio alpujarreño de Laujar de Andarax, en declaraciones a Europa Press, ha reconocido que lo que diferencia a sus quesos es que se elaboran a partir "de la leche obtenida de nuestras cabras, porque tenemos nuestra propia ganadería", compuesta por unas 250 cabras de raza autóctona.

Esto permite controlar la calidad durante todo el proceso de producción, desde el animal hasta la venta directa al consumidor, y mantener una "elaboración artesana, del modo tradicional, como se ha hecho toda la vida, y sin aditivos químicos, lo que da a nuestros quesos un sabor exquisito", ha explicado Padilla.

En su stand en la Feria 'Sabores Almería', iniciativa de la Diputación Provincial, que este año se ha instalado en el Mirador de la Rambla de la capital, se pueden encontrar "quesos de todo tipo, curados, semicurados, añejos, y también quesos frescos, requesones y algunos postres lácteos que elaboramos nosotros".

Los más vendidos son "el queso curado de leche cruda y el añejo", aunque ofrecen a los visitantes una pequeña degustación de las distintas variedades de quesos que ofrecen. Piedad Padilla reconoce que muchos de sus clientes "ya me conocen de años anteriores y vienen directamente a nuestro puesto. También durante el año se acercan mucho a comprar al pueblo y nosotros vendemos a domicilio".

Productos que, desde Laujar de Andarax, han roto fronteras porque "incluso algunos de los extranjeros que nos visitan en verano prueban nuestros quesos y nos siguen comprando desde sus países, por lo que llegamos a España y también fuera de sus fronteras".