El barrio de Malilla, en València, cuenta por fin desde este jueves con su nuevo "pulmón verde". Un parque de 70.000 metros cuadrados, con 86 huertos urbanos, 27.000 metros de zonas verdes, un parque infantil y zonas de juegos y tres alquerías históricas que han sido restauradas, entre otros equipamientos. La apertura se produce tras el soterramiento de las torres de cableado eléctrico de media tensión, una exigencia que el Ayuntamiento había puesto como condición para recepcionar el parque "por motivos de seguridad".

Así lo ha explicado este jueves el alcalde de València, Joan Ribó, que ha realizado una visita a este parque acompañado de la concejala de Parques y Jardines, Pilar Soriano, donde ha recordado que la apertura de este parque estaba "programada para el año 2000" y ahora, en 2017, "este barrio, de una vez por todas, tendrá un pulmón, que lo necesitaba porque no tenía ninguno".

Este nuevo parque contará con una superficie de 70.000 metros cuadrados; 86 huertos urbanos, con más de 12.000 metros; 27.000 metros de zonas verdes; 2.677 metros de huertos de frutales; un parque infantil; un área de 9.180 metros destinado a la construcción de una instalación deportiva; una zona de juegos; un espacio para esparcimiento canino; tres albercas para el riego a manta, y tres alquerías históricas restauradas. Todo ello con un coste para el consistorio de 3.300.000 euros.

Ribó ha expresado su "satisfacción" por la apertura de estas intalaciones, dado que "había habido un retraso por tema de seguridad, por la línea de media tensión, que se ha enterrado ya". Así, ha destacado que se trata de "un pulmón verde de este barrio, que es el barrio más grande de València, y que hasta ahora no tenía nada", aunque ha puesto de relieve que "en poco tiempo ganará mucho, porque tendrá este parque y la parte del Parque Central que queremos inaugurar antes de San José".

El alcalde ha resaltado la voluntad del Consistorio de "trabajar con especies autóctonas" en estos jardines, como es el caso del Lentisco, "típico de la Calderona". "Hemos respetado los árboles que había y que sean bosques que poco a poco se vayan desarrollando de una forma natural. No queremos ir al jardín modelo francés, todo perfectamente podado, sino a una imagen más parecida a un bosque natural", ha puntualizado.

En este sentido, Soriano ha apuntado que el 90% de la jardinería está compuesto por plantas autóctonas, en lo que es una apuesta por la "naturalización de zonas verdes", en la línea del modelo del Parque de la Rambleta. "El espacio tiene que ser de jardinería mediterránea y que tenga un discurso con los vecinos, para que lo hagan suyo", ha agregado la edil.

Además, ha explicado que de las tres alquerías rehabilitadas, la primera de ellas se destinará a uso interno y de mantenimiento, otra para actividades didácticas y para desarrollar los huertos urbanos y la última se dedicará a servicios y se ubicará "una futura cafetería".

"Naturalizar la ciudad"

Por otra parte, ante la pregunta sobre un cierto rechazo vecinal a la ausencia de setos en la jardinería de los parques de València desde la llegada del actual equipo de Gobierno, la responsable de Parques y Jardines ha explicado que "ya se han hecho muchas remodelaciones de jardines en las que la barrera vegetal es de arbustos" porque "el seto es un elemento ornamental, que tiene sentido en un discurso de jardinería ornamental".

"No tendría sentido quitarle los setos al jardín de Monforte, pero cuando hablamos de naturalizar la ciudad lo natural en València no son los setos, sino los arbustos. Si hacemos un jardín estilo Versalles se pondrá un seto, pero lo que no tiene sentido es que los jardines de València tengan un discurso completamente ajeno a nuestra naturaleza, a la huerta", ha sostenido Soriano.

Además, ha asegurado que el rechazo por el que ha sido inquirida "no es tal": "La gente pregunta y se le contesta con información y, en el momento en el que tienen la información correctamente explicada, reacciona de una forma positiva".

Finalmente, se ha preguntado a Ribó por la calificación de la zona en la que se encuentra este parque de Malilla como PAI, sobre lo que ha explicado que en el parque no se van a construir viviendas, pero alrededor -y especialmente en la zona cercana al Hospital La Fe- "se van a construir de forma inmediata".