La crisis catalana ha centrado gran parte de la comparecencia ante los medios que el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha ofrecido este viernes para hacer balance del año. Rivera ha descartado que la líder de la formación en Cataluña, Inés Arrimadas, vaya a intentar formar Gobierno pese a haber ganado las elecciones del 21-D, pero ha advertido de que, desde la oposición, su partido va a "trabajar para controlar al separatismo" y para que "se respeten los derechos y libertades de todos los catalanes", así como para que Carme Forcadell no presida la Cámara autonómica ni Carles Puigdemont ni Oriol Junqueras la Generalitat. "Vamos a pelear para que no presidan el Govern ni el Parlament personas imputadas por graves delitos", ha avisado.

Consciente de que presidir Cataluña se torna imposible, dado que Junts per Catalunya, ERC y la CUP alcanzan juntos la mayoría absoluta, el líder de C's ha asegurado que su partido sí va a intentar conseguir al menos la presidencia del Parlament.

Tras señalar que Ciudadanos ha cumplido con su "compromiso de derrotar a los separatistas", Rivera ha responsabilizado a PP y PSOE de no haber "estado a la altura": "Si no se hubieran hundido, hoy podríamos estar formando un Gobierno constitucionalista. Ante el hundimiento del bipartidismo los escaños no suman. El inmovilismo de los conservadores y las ocurrencias de los socialistas no son la solución. Hemos visto que así pierden votos".

Rivera también ha culpado al sistema actual de que, pese a ser la fuerza con más votos y escaños, su partido no vaya a poder gobernar en Cataluña. Por ello, ha abogado por que, después de más de tres décadas, 2018 "sea el año de una nueva ley electoral". "Una mala ley puede llevar a que no se puedan formar gobiernos de la mayoría social de una comunidad autónoma", ha insistido, y ha defendido que la nueva norma tiene que ser más proporcional, con listas abiertas y que regule mejor el voto rogado.

"Sé que el bipartidismo no quiere cambiar la ley electoral, pero estoy convencido de que la población sí. No valen igual los votos en las diferentes provincias. En pleno siglo XXI no tiene sentido que los votos recaigan sobre los territorios y no sobre los ciudadanos", ha argumentado, en una rueda de prensa celebrada en el Congreso el día después de su reunión con el presidente, Mariano Rajoy.

Preguntado sobre si barajan la posibilidad de ceder un diputado al PP para que pueda formar grupo propio, igual que ERC se plantea hacer con la CUP, Rivera ha explicado que antes se muestra partidario de que los populares puedan tener un subgrupo parlamentario, posibilidad que está prevista en el reglamento, y que les daría mayor facilidad para trabajar con recursos suficientes y tiempos de participación.