El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha avanzado este jueves que "en las próximas semanas", concretamente antes del verano, se abrirá "el proceso definitivo de negociación" con la concesionaria del departamento de salud de La Marina, que gestiona Marina Salud, para "resolver el contrato de concesión en forma anticipada".

No obstante, ha puntualizado que este proceso de reversión, como ya ocurriera con el departamento de La Ribera, se llevará a cabo "siempre desde el diálogo con todas las partes y la mirada puesta en la mejor calidad de la prestación asistencial y con los pacientes como centro de todo este proceso".

Así lo ha aseverado Puig en la sesión de control, en respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por el portavoz de Podem en Les Corts, Antonio Estañ, sobre cuáles son las próximas acciones previstas para revertir el resto de concesiones administrativas, tras el "hito" que ha supuesto el "fin del modelo Alzira" con la reversión de la concesión del departamento de Salud de La Ribera.

"La vida de los valencianos no puede depender del libro contabilidad de una empresa porque la sanidad no es un negocio", ha subrayado Estañ, quien ha pedido "firmeza y contundencia" al jefe del Consell en el fin de las concesiones sanitarias.

Al respecto, Puig ha defendido que la reversión de La Ribera se ha llevado a cabo con "normalidad" y mediante un proceso "ordenado, planificado y con seguridad jurídica" y "con plena transparencia". "Vamos a ir rescatando las concesiones sanitaria a medida que vayan venciendo o que se produzcan situaciones especiales", ha indicado.

En este sentido, ha subrayado que la voluntad es recuperar la gestión pública directa de todos los departamentos de salud, pero ha insistido en que esos procesos deben llevarse a cabo "con racionalidad y seguridad jurídica" como así se está haciendo, ha defendido. De este modo, en una legislatura habrán abandonado la gestión privada dos de los cinco departamentos de salud del modelo Alzira y quedarán en vigor los de Manises, Elche y Torrevieja.

Por tanto, ha insistido en que ahora se iniciará diálogo para recuperar la gestión del área de salud de La Marina, en donde, además, los ayuntamientos y entidades locales de la zona han manifestado su voluntad de que así sea, circunstancia que "no se produce en otros departamentos de salud", ha puntualizado.

La Ribera

Asimismo, el síndic de Compromís, Fran Ferri, ha preguntado sobre cómo valora la recuperación para la gestión pública del departamento de salud de La Ribera. Para el representante de la coalición, la reversión ha supuesto no solo el cumplimiento de un compromiso adquirido con la ciudadanía, sino "un momento histórico que demuestra que se pueden recuperar derechos y cambiar el paradigma de la salud". "Hablamos de salud y no de un negocio. Hemos pasado de ser clientes a ser pacientes", ha reivindicado.

Al respecto, Puig ha admitido que esta decisión estaba marcada en la hoja de ruta del Acord del Botànic por lo que ha puesto en valor el cumplimiento de este compromiso que, a su juicio, supone dar "credibilidad política" y demostrar que "cuando se dice algo se hace", algo "fundamental para recuperar el papel de las instituciones", ha destacado.

Ha indicado que desde este domingo 1 de abril ha vuelto la gestión pública al departamento de salud de La Ribera porque "son los poderes públicos los que deben garantizar el derecho universal de la sanidad". Para ello, ha recordado que este departamento contará entre 2018 y 2019 de un plan de inversiones dotado de 7,8 millones de euros.

"Queremos una sanidad mejor para todos los ciudadanos y una sanidad que no esté vinculada a un modelo de negocio y que depende de la rentabilidad o no de las empresas. Una sanidad que tenga recursos necesarios y que sean gestionados de manera transparente y eficiente y que su único criterio sea la calidad en la atención e intentar mejorar los esfuerzos para aumentar las prestaciones, protocolos, infraestructuras y reducir la listas de espera y en donde profesionales sean bien valorados", ha reivindicado.

Ha destacado que el objetivo de la operación de la reversión ha sido "normalidad y mejor servicio" tanto para trabajadores como pacientes porque se deben garantizar los servicios, prestaciones y el trabajo de los profesionales que son "la base del sistema valenciano de salud que es potente, avanzado y cualificado". "Esto ha sido un éxito del pueblo valenciano", ha zanjado.