El programa RTVE Responde, en el que el ente público contesta a las quejas recibidas por los espectadores, se volcó con dos asuntos relacionados con Eurovisión. Por un lado, las quejas que se recibieron pidiendo la sustitución de Amaia y Alfred como representantes de España después de la polémica surgida por el título del libro que le regaló él a ella el día de San Jordi, España de mierda. Por otro, se respondió a quienes criticaron los malos resultados que se vienen obteniendo en el festival durante los últimos años.

El Defensor de la audiencia, Ángel Nodal se ponía al frente de las explicaciones de TVE, que han enfadado a los eurofans por lo que se ha considerado una falta de autocrítica. Sobre el asunto del libro la cadena emitió el vídeo que Amaia y Alfred emitieron en su día dando explicaciones y en el que decían:"Nosotros estamos a muerte con España, estamos súper volcados con Eurovisión y con hacer un buen trabajo. No entendemos por qué no se puede regalar un libro a una persona. No es un libro que hable de política ni de independentismo, ni habla mal de España, es una sátira".

Lejos de dar respuesta directa a estas críticas, el programa difundía el vídeo que en su momento los dos cantantes colgaron en redes sociales para defenderse, indicando que la dirección de entretenimiento "hacía suyo" el contenido del mensaje. El vídeo en cuestión, recordemos, data de finales de abril.

Respecto al segundo asunto cabe destacar que desde hace varios años hay una ruptura entre los eurofans más activos y sus foros y TVE, a la que culpan de los malos resultados de España en ese festival.  A través de un comunicado de Toñi Prieto, directora de Entretenimiento de TVE que se leyó y se mostró en pantalla sin que apareciera la responsable, TVE consideraba "muy atrevido decir que, a estas alturas y después de 56 años trabajando y participando en Eurovisión, TVE no conoce perfectamente lo que es el festival".

Además, se alegaba: "No estamos de acuerdo con la afirmación de que RTVE no quiere ganar el Festival de Eurovisión. Es un mito que no responde en absoluto a la verdad, ya que estaríamos encantados de poder organizar el festival en España", aseguraban las palabras de Prieto, que también defendía el modo en que se eligen a los representantes españoles: "El hecho de que se hayan probado diferentes sistemas de selección para elegir a los candidatos y las canciones creemos que es positivo, ya que puede enriquecer el resultado".