Dietistas-nutricionistas han advertido del exceso de carnes procesadas en forma de fiambres y salchichas tipo Frankfurt, así como de carne picada en forma de hamburguesas y albóndigas, "la inmensa mayoría precocinadas",  en los menús de los comedores escolares.

"El menú escolar actual no es un ejemplo de alimentación saludable", ha subrayado Inmaculada Girba, integrante del comité técnico del Colegio Oficial de Dietistas y Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODiNuCoVa), el segundo más grande de España,  en su intervención en un encuentro sobre seguridad alimentaria entre administraciones, empresas y consumidores.

El exceso de proteínas animales y de precocinados, fritos, pastas y arroces, unido a la escasez de verduras y legumbres, son los desequilibrios más habituales que han planteado los nutricionistas, ante lo que han defendido un mayor control y pautas más saludables.

Los expertos también han prevenido sobre la existencia de "bastantes prejuicios" en torno al huevo, apenas presente en los menús escolares, porque "durante mucho tiempo, las consultas médicas y de nutrición habían limitado su consumo, principalmente a las personas con exceso de colesterol". Se trata de una restricción que ha insistido que "con la investigación se ha visto que no es necesaria".

De hecho, la experta ha planteado que "consumir de tres a cinco huevos no es contraproducente, sino más bien al contrario, ya que es uno de los alimentos más completos que existen y aporta proteínas, vitaminas, hierro, lípidos y una cantidad mínima de hidratos de carbono".

La nutricionista ha incidido así en la existencia de menús con "poco control y pautas poco estrictas". "Muchas veces, los criterios para elaborar los menús distan mucho de tener un criterio de salud y de hábitos saludables para basarse en los gustos de los comensales exclusivamente", ha subrayado.

En las escuelas infantiles

En cuanto a las escuelas infantiles  la nutricionista ha advertido que la situación es "más crítica", máxime ante "la importancia de la alimentación en esta etapa a la hora de establecer hábitos de salud que a lo largo de la vida puedan prevenir enfermedades y aumentar la calidad de vida".

La organización colegial rechaza la "tendencia clara" en las escuelas infantiles a introducir alimentos precocinados como 'nuggets' o rebozados de pollo y pescado y fritos lo que se traduce en "preparados de más baja calidad nutricional para este grupo de edad, alegando que 'se lo comen mejor'", ha señalado la especialista.

Frente este modelo, ha defendido que los menús escolares deberían servir de ejemplo de alimentación saludable, para lo que ve necesario concienciar a las familias, ya que "al fin y al cabo, son las usuarias finales de este servicio y las que tienen poder para pautar la alimentación de sus hijos".

Que los profesores den ejemplo

Desde el Colegio de Dietistas y Nutricionistas también apuestan por formar a los profesores y que incluso tomen la misma comida que los alumnos para "dar ejemplo, y no elegir a la carta, como ocurre en muchas ocasiones", ha recalcado la experta: "La salud nos va en ello, y el hecho de no cumplir los requerimientos nutricionales mínimos tiene consecuencias".

En definitiva, CODiNuCoVa anima a la comunidad educativa y a los monitores de comedor a formarse en alimentación y nutrición, así como a que los colegios aprovechen la zona donde se encuentran para incrementar la fruta y verdura de temporada y de proximidad, con el objetivo de transmitir a los alumnos la cultura local y gastronómica.