María José Alcón, que fue concejala del PP en el Ayuntamiento de Valencia y que estaba imputada en el caso Taula sobre blanqueo de dinero y presunta financiación irregular del partido, ha fallecido al precipitarse desde el balcón de su segunda residencia, en Callosa d'En Sarrià, en la provincia de Alicante.

Fuentes conocedoras de los hechos han informado que el suceso ha tenido lugar en la mañana del sábado en una casa de Callosa d'En Sarrià, de donde es natural Alfonso Grau, su marido y que fue vicealcalde de Valencia durante el mandato de Rita Barberá al frente del consistorio.

El matrimonio estaba pasando el fin de semana en esta segunda residencia. En la mañana de este sábado, Alfonso Grau ha salido a pasear con un amigo del pueblo y, al regresar a casa, se ha encontrado con el cadáver de María José Alcón, que, según las primeras investigaciones, podría haberse precipitado desde un tercer piso.

La Guardia Civil, que no ha facilitado datos sobre este suceso, ha iniciado una investigación para determinar las circunstancias en las que se ha producido esta muerte.

La exedil, investigada en el caso Taula al igual que Grau, con quien se casó en 2015, llevaba años delicada de salud y había pasado por diversos ingresos hospitalarios. En junio de 2009 tuvo que ser hospitalizada en La Fe de Valencia tras, según se informó en ese momento, sufrir un accidente doméstico en su casa de Mislata desde donde cayó de una altura de dos metros y resultó herida grave.

Investigada en el caso Taula

Alcón, que fue concejala de Cultura en el equipo de gobierno de la fallecida exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, era natural de Mislata y licenciada en Derecho y Máster en Derecho Urbanístico.

La exedil fue una de las personas detenidas en enero de 2016 por la Guardia Civil en el arranque del caso Taula, una pieza derivada de la trama Imelsa que investiga el juzgado de Instrucción número 18 de Valencia y una de las más conocidas a raíz de hacerse públicas unas conversaciones grabadas por la Policía donde Alcón reconocía a su hijo el presunto blanqueo en el grupo municipal popular.

En la conversación que mantuvo con su hijo y que consta en el sumario del caso, Alcón aludía al supuesto 'pitufeo' del partido, por el que se habrían blanqueado hasta 50.000 euros en las elecciones municipales y autonómicas de 2015. Afirmaba que el partido hizo "una trampa" al darle "1.000 euros en dos billetes de 500", que calificaba de "dinero negro".

En la grabación, su hijo le informa a la exedil de que ha recibido una llamada de un representante del banco "muy preocupado" para ver si estaba bien. Al respecto, Alcón explica: "Claro, bueno, claro, es que han hecho una trampa en el Partido, que me han dado mil euros en dos billetes de quinientos, dinero negro... y yo les tenía que hacer una transferencia legal de mi cuenta, o sea, ¿eh? para blanquear dinero, vamos, corrupción política total (...)".

La exedil reconoció ese supuesto blanqueo la primera vez que declaró ante el juez tras su detención. Sin embargo, en una comparecencia posterior —en noviembre del pasado año— para aclarar sus contradicciones en relación con el conocido como 'pitufeo', Alcón negó al instructor este delito y afirmó que cuando admitió ese hecho se encontraba "muy mal" y no recordaba lo que había dicho.