Una de las asignaturas pendientes del barrio del Cabanyal es la rehabilitación, no solo de las calles, sino de las viviendas. Actualmente, de las 400 que tiene en propiedad el Ayuntamiento (el anterior Gobierno del PP las compraba para derribarlas y facilitar así la ampliación de Blasco Ibáñez hasta el mar), unas 60 están ocupadas ilegalmente, la mayoría en los bloques de portuarios, donde el Consistorio, a través de Aumsa, realiza un estudio para su rehabilitación.

El portavoz de la plataforma Salvem el Cabanyal, Faustino Villora, ha pedido este lunes más información sobre el estado real de los proyectos, especialmente del plan de rehabilitación de las 400 viviendas municipales, ya que su salida al mercado del alquiler con precios públicos serviría para frenar el aumento de precios que está sufriendo el barrio y para evitar la degradación. Además, ha dicho que, mientras el problema de las chatarrerías "se ha atenuado", el del tráfico de drogas sigue extendido, especialmente en la calle Pescadores.

Estas declaraciones se han producido en el marco de la visita que la presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta, ha realizado a la llamada zona cero del barrio acompañada por parte de su directiva, junto a la asociación de vecinos y a la plataforma Salvem el Cabanyal. La visita ha servido como pistoletazo de salida de la XXVIII Semana Ciudadana, que ha comenzado este lunes  y que, entre otros actos, contará con una mesa redonda sobre ocio y turismo este martes a las 18.00 horas en el Ateneo.

Durante el recorrido por las calles San Pedro, Pescadores y adyacentes, los representantes vecinales han comprobado que en la parte más degradada del Cabanyal "ha habido pocos avances" en los últimos tres años. Casas en ruinas, solares, aceras y asfalto en muy mal estado conforman el paisaje urbano.

Tras la visita, Broseta ha reclamado "mayor celeridad" en la ejecución de los proyectos de reurbanización, así como en la rehabilitación de viviendas: "Sabemos que el barrio estaba muy degradado tras los años de abandono que sufrió con el anterior Gobierno del PP, pero creemos que en estos tres años algo más se podía haber hecho, los vecinos y vecinas del Cabanyal no pueden esperar más, la administración debe ser más ágil", ha afirmado.

El Ayuntamiento de València aprobó el pasado 8 de junio la reurbanización de las calles Barraca, Reina y Doctor Lluch en los tramos de la zona cero, la más afectada por las expropiaciones y derribos, y que fue excluida del plan aprobado en 2010.

Mejora "importante" en la limpieza

Por su parte, la presidenta de la asociación de Vecinos del Cabanyal, Pepa Dasí, ha reconocido que, en cuanto a limpieza, "se ha notado una mejora importante en los últimos dos años", pero ha augurado que los problemas de convivencia derivados de los ruidos aumentarán este verano por el fin del curso escolar y la realización de todo tipo de fiestas y actividades en la calle.

Dasí también ha lamentado que la instalación del retén de la Policía Local en la zona cero "no ha ayudado mucho a disuadir" porque, según ha manifestado, no tiene horario fijo y "suele estar cerrado por falta de personalç2. Según Dasí, "es verdad que cuando llamas vienen y responden pero hace falta mayor presencia policial en las calles" del barrio para poder erradicar las problemáticas específicas, ha añadido.