Ya con el verano oficialmente iniciado, son muchos los rezagados que a última hora deciden buscar un destino para disfrutar de las vacaciones. Los viajes largos y exóticos a rincones desconocidos son siempre una oferta recurrente, aunque siempre están los que prefieren disfrutar de un trayecto cómodo y de distancias cortas.

Debido a su proximidad, viajar en coche a Francia desde la península es una alternativa muy recurrente entre la población española. Sin embargo, viajar en carretera puede acabar saliendo caro. Para evitarlo, aquí tienes unos consejos para no pagar de más en los peajes de Francia.

El país galo cuenta con una importante red de autopistas de peaje que nos ayudará a llegar hasta cualquiera de los países fronterizos: Bélgica, Luxemburgo, Alemania, Italia... Pero también dispone de varias autovías gratuitas en las que está permitida la circulación sin estar sujetos a ningún peaje.

Clasificación del vehículo

Las tarifas de peaje en las autopistas francesas son, generalmente, similares a las que podemos encontrar en España. Sin embargo, sí cuentan con un elemento diferencial: viajar en caravana. En este caso, el vehículo pasará a estar clasificado como 'Clase 2' y el coste será superior que el de un turismo normal, etiquetado como 'Clase 1'.

Precios de los peajes

Respecto a los precios, a través de autoroutes.fr puedes consultar cuánto te va a costar realizar un determinado trayecto: precio, peajes, velocidad permitida en cada tramo, distancias...

Método de pago

El método de pago depende de cada autopista, aunque lo normal es pagar por trayecto realizado. Además, generalmente está permitido el pago con tarjeta.

Otra de las recomendaciones para no pagar de más en los peajes es el dispositivo VIA-T, empleado también en otros países como España o Portugal. Antes de utilizarlo, consulta con tu entidad emisora si es aceptado en las estaciones de peaje francesas. Su método de uso está basado en una tarjeta prepago que se agota según vas recorriendo distancias.