El paro es, con diferencia, el problema que más preocupa a los habitantes de València. Según el último Barómetro Municipal de Opinión Ciudadana, del pasado mes de mayo, el 20,3% de los vecinos lo considera el asunto más grave de la ciudad, si bien es cierto que la cifra ha bajado 6,6 puntos en un año. Aunque la promoción y las políticas activas de empleo no son una competencia exclusivamente local, el Ayuntamiento de València rediseñó en 2015, tras el cambio de color político del Gobierno local, la agencia de empleo, que pasó a llamarse València Activa. Desde entonces, ha permitido encontrar trabajo a 2.640 personas (una de cada tres asesoradas) y ha formado gratuitamente a 9.150 residentes en la ciudad.

Además, el turismo, con un nuevo modelo que tiende hacia la desestacionalización, y las empresas de base tecnológica del ámbito de la innovación y la digitalización, son los dos sectores en los que más crece el empleo en València. Tras años de crisis económica y de destrucción de puestos de trabajo, los responsables municipales de empleo han identificado los campos en los que la recuperación empieza a sentar las bases de los nuevos puestos con oportunidades laborales.

Estos datos han sido expuestos este martes por la teniente de alcalde de Economía y Turismo, Sandra Gómez, durante la presentación del balance de los tres primeros años de funcionamiento del ente municipal, resultado de la fusión de la Fundación y el Servicio de Empleo que anteriormente funcionaban de forma independiente.

Según Gómez, el sector turístico "sufría mucho la temporalidad" que supone el fin de la temporada alta, pero está consolidándose también en los llamados "meses valle, que lo son cada vez menos". Los dos millones de visitantes anuales que recibe la ciudad y los 4,5 millones de pernoctaciones están tirando del empleo, ha expuesto la concejala, quien ha destacado que, entre enero y abril de este año, el número de viajeros ha crecido un 28% respecto al mismo periodo de 2017. Por lo que respecta al sector tecnológico, ha afirmado que no solo se quedan empresas que nacen en València, "sino que vienen otras de fuera" para consolidarse y crecer.

Por lo que respecta al balance de València Activa, Gómez ha analizado sus cuatro pilares: el fomento del empleo en los barrios, los planes para colectivos como jóvenes, mayores de 55 años y parados de larga duración, la formación y el emprendimiento.

La primera estrategia se ha centrado en la aproximación de los servicios en materia de empleo a los barrios, sobre todo a los que tienen más dificultades. La red de centros Barris per l'Ocupació se centra sobre todo en la orientación laboral. En 2016, la red contaba con cinco centros, y ahora ya tiene nueve más tres itinerantes por las pedanías, y ha logrado 1.375 contrataciones tras atender a 4.385 personas desempleadas. En conjunto, València Activa supera los 12.000 inscritos, frente a los 596 del año 2015, y ha firmado acuerdos con más de 240 grandes empresas para ofrecer perfiles laborales, entre las que destacan Primark, Makro, Lidl, Supermercados Vidal o Hugo Boss.

En materia de planes de empleo, el programa anem! permitirá este año a 617 jóvenes trabajar durante un año en el Ayuntamiento de València, frente a los 426 del ejercicio anterior. Este es un colectivo especialmente castigado por el paro, con tasas superiores al 40%. Los mayores de 30 años y parados de larga duración se beneficiarán entre 2017 y 2018 de 315 contratos laborales para trabajar en dependencias municipales.

Sin embargo, la principal novedad anunciada por Gómez ha sido la extensión de esta iniciativa a los mayores de 55 años con una partida específica. Según ha explicado, estas personas tienen más difícil reengancharse al mercado laboral, y se ven especialmente perjudicados con el cálculo de la pensión a partir de los últimos 15 años trabajados. El plan, financiado al 100% por el Ayuntamiento de València, se dirige en su primera edición a 80 personas mayores de 55 años para que trabajen en el Consistorio durante nueve meses (con todos los derechos del resto del personal), lo que hará que tengan una "buena cotización a la Seguridad Social que ayudará a mejorar el cálculo de la futura pensión", ha explicado la concejala, quien ha abogado por extender esta iniciativa en próximas ediciones de la mano de la Generalitat para poder llegar a más personas.

Formación "desestructurada" y "basada en becas"

València Activa ha puesto especial énfasis en la formación, con un presupuesto que se ha triplicado, al pasar de 1,15 millones de euros a 3,75 millones. "Nos encontramos un servicio totalmente desestructurado y basado en becas. Hemos de tener un proyecto serio y profesional con todos los medios y recursos para poder realizar políticas activas de empleo", ha afirmado Gómez. Dentro de las acciones formativas se incluyen competencias profesionales en idiomas, informática, certificados profesionales, talleres de empleo e incluso programas de carácter social dirigidos a mujeres en riesgo de exclusión.

En la pata del emprendimiento, Gómez ha relatado programas como Reactivem, que ofrece la posibilidad de que un emprendedor dé continuidad a una empresa que pretende cerrar. En este plan hay ya 37 empresas cedentes y 69 solicitudes de personas emprendedoras registradas. Además, destacan los Puntos de Atencion al Emprendedor (PAE), que ofrecen asesoramiento, y la red Vit Emprende, que ha pasado de 2.000 a 4.500 miembros en dos años.