La Generalitat ha devuelto al Ayuntamiento de València, tras el uso que tuvieron para la celebración en la ciudad de la Fórmula Uno (F-1) y el desmontaje de todos los elementos necesarios para ese evento, los tinglados 4 y 5 del puerto.

La consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, y el alcalde de la capital, Joan Ribó, firmaron este lunes el convenio que formaliza dicha devolución durante un acto que estuvo presidido por el jefe del Consell, Ximo Puig.

El Consistorio cedió en su día estos espacios, de titularidad municipal y de 9.000 y 7.500 metros cuadrados respectivamente, a la administración autonómica con motivo de la F1, para que fueran boxes y zona VIP. Ahora, la Generalitat los retorna al Ayuntamiento tras desmontar todas las infraestructuras que fueron necesarias para acoger el evento deportivo y dejarlos en su "estado inicial".

El Gobierno local rehabilitará ahora estos dos tinglados, con la ayuda de fondos europeos Feder, y los cederá posteriormente al Consorcio València 2007, el organismo conformado por el Gobierno, la Generalitat y el Consistorio encargado de la gestión y explotación de La Marina. La intención es que en un futuro estos recintos se destinen a usos culturales y de innovación, siguiendo la línea de trabajo del Consorcio.

Financiación conjunta

Ribó, que precisó que serán los integrantes de este organismo los que decidirán finalmente el destino de los tinglados 4 y 5, mostró su "profunda satisfacción" por recibirlos atendiendo al acuerdo de 2013 entre las administraciones autonómica y local. La Entidad de Infraestructuras de la Generalitat (EIGE) ha sido la encargada de desmantelar las instalaciones que fueron necesarias para la F-1.

El alcalde explicó que con estas ayudas europeas se financiará el 50% de las obras mientras que el otro 50% lo aportará el Ayuntamiento. "Es un paso importante para la normalización de estas instalaciones, que vuelven a ser lo que siempre habían sido, y para La Marina, para ayudar a la velocidad de crucero que ya está alcanzando", expuso.

El presidente de la Generalitat, por su parte, anunció que la administración autonómica colaborará con el consistorio en la rehabilitación de los tinglados 4 y 5. Para ello, aportará un millón de euros que se sumará al millón que pondrá el Ayuntamiento financiado, en parte, con fondos Feder.

Estrategias de economía circular

El desmantelamiento de los tinglados 4 y 5 ha seguido estrategias de economía circular, de modo que se se han obtenido beneficios de la venta de materiales. Se han reutilizado 1.154 toneladas de acero, 19 toneladas de madera y el 100% de los equipos instalados.