La apuesta del Ayuntamiento de Madrid por dar más espacio al peatón y a la bicicleta en detrimento del vehículo privado se materializará durante el próximo mes de agosto con el inicio de las obras de un nuevo itinerario ciclista que conectará los distritos de Moncloa, Centro y Arganzuela, según confirmaron a 20minutos fuentes del Área de Desarrollo Urbano Sostenible, que será la encargada de ejecutar los trabajos. Esta nueva infraestructura ciclista servirá además para disminuir la conflictividad existente entre peatones y bicicletas en la senda compartida de Madrid Río.

El proyecto municipal, que busca la implantación de un itinerario alternativo por el noroeste al existir en esta zona destinos de interés, contempla un itinerario que discurra entre el Puente de los Franceses y la Plaza de Legapzi dividido en tres tramos que supondrán en total 7,6 nuevos kilómetros de vías ciclistas.

El primer trazado (2,43 km) iría del Puente de los Franceses hasta el Paseo de la Virgen del Puerto hasta su cruce con la calle Segovia. El segundo tramo, el más extenso (3,49 km) de los tres, arrancaría en el Paseo de la Virgen del Puerto, en el cruce con Segovia, y se prolongaría hasta la Glorieta de Pirámides, pasando por el Paseo de Yeserías. Por último, el tercer trazado uniría la Glorieta de Pirámides con la Plaza de Legazpi.

El plazo estimado por los técnicos municipales para la ejecución de los trabajos, que arrancarán en Arganzuela, es de seis meses, por lo que las obras podrían finalizar a principios de 2019. La inversión municipal será de algo más de 2,6 millones de euros.

Estas actuaciones supondrán una reducción del espacio del vehículo privado tanto en circulación como parado, ya que en algunas zonas habrá reducción de los carriles de circulación y pérdida de plazas de aparcamiento. Los trabajos implicarán también la instalación de nuevos pasos de peatones frente a la entrada de los jardines del Campo del Moro y en el Paseo de la Chopera (en la entrada del Matadero), la ampliación de aceras frente al CEIP Tomás Bretón y la mejora de la salida peatonal de la calle Aguillón.

Las soluciones empleadas por los técnicos municipales para el establecimiento del itinerario ciclista han atendido a las necesidades y características de cada tramo. De este modo, se ha optado por el ciclocarril–vía compartida por la bicicleta con el resto de vehículos con la velocidad limitada a 30 km/h–en los tramos que por su configuración e intensidad de tráfico no es posible o necesario la segregación (Avda. Valladolid, Paseo Virgen del Puerto, Paseo de la Florida y un tramo de Paseo de los Melancólicos) y por el carril bici segregado–independiente del tráfico– en las zonas que técnicamente son viables (Paseo de Yeserías, Paseo de la Chopera y otro tramo de Paseo de los Melancólicos). Los colectivos ciclistas se han mostrado a favor de la nueva infraestructura en líneas generales, aunque algunos, como Pedalibre, ha criticado que el recorrido no sea en su totalidad separado del tráfico.

Esta obra forma parte del proyecto del Ayuntamiento de Madrid para ampliar la red de itinerarios ciclistas en los próximos años e introducir en la ciudad un nuevo modelo de movilidad más sostenible y saludable, como se recoge en el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático.

Los nuevos itinerarios ya finalizados suman 32 kilómetros y se han proyectado en calles como Santa Engracia, Bravo Murillo, Avenida de los Toreros, Gran Vía de Hortaleza, Paseo de Pintor Rosales o Puerta de Toledo. La creación de vías ciclistas está en sintonía con los cambios que se están introduciendo en las principales ciudades europeas, donde la contaminación se posiciona como uno de los problemas más preocupantes.