¿Qué ha supuesto para la Comunidad Valenciana el cambio de presidente en el Gobierno central?
Un cambio de atmósfera. Ha significado una mayor y mucho más intensa relación. Hemos abordado los temas de la agenda valenciana y han apoyado, además, cuestiones de carácter simbólico, muy importantes desde el punto de vista de los valores, como que el barco Aquarius viniera a Valencia. Hemos pasado de la Comunidad Valenciana de la corrupción a la Comunidad Valenciana de la solidaridad.

¿Valencia tenía un problema grave de imagen?
Sí ha tenido un problema grave. Ahora lo estamos superando, estamos levantando la hipoteca reputacional. Lo primero es que ha vuelto la credibilidad institucional. De hecho, cuando ha habido problemas en Cataluña, sus dos bancos más importantes, La Caixa y el Sabadell, se han residenciado en Valencia. Demuestra claramente que generamos confianza y estabilidad.

¿Cómo fue el encuentro de este martes con la ministra de Política Territorial, la catalana Meritxell Batet?
Hemos constatado que el nuevo Gobierno entiende la España diversa y plural, que entiende que las comunidades somos Estado y que la centralización no es inteligente. Y hemos preparado temas fundamentales para la reunión con el presidente: infrafinanciación, infrainversión y agua.

Se desilusionaría cuando Sánchez explicó que no iba a afrontar la financiación autonómica esta legislatura.
Ya sé que es muy difícil, pero para nosotros es irrenunciable. Hace tiempo que hay una falta de equidad importante en la distribución de recursos en España. Buena financiación significa buen Estado del bienestar y los expertos llegaron al consenso de que la insuficiencia financiera de las autonomías alcanza los 16.000 millones. Plantea que cada año nuestra Comunitat ha dejado de ingresar 2.500 millones, entre falta de financiación y de inversiones. Ese dinero supondría como mínimo 50.000 puestos de trabajo más y una mayor competitividad y mejores servicios públicos.

¿Ha hablado con Batet de soluciones a corto plazo?
Este Gobierno central ha dado dos mensajes muy positivos hacia las comunidades. El primero es la distribución del objetivo de déficit, que se ha hecho de acuerdo al Estado del bienestar. Y el segundo es la reestructuración de la deuda o mutualización.

Además de la reforma de la financiación, ¿el corredor Mediterráneo es su otra gran prioridad ante Madrid?
Lo es, pero no solo para nosotros. Lo es para toda España. Beneficia de forma directa a Andalucía, Murcia y Cataluña. Pero también a Aragón, Madrid y otras autonomías.

¿Le parece bien que el Gobierno central proponga aprobar nuevos impuestos para financiar sus reformas, incluidas las mejoras que reclaman las autonomías?
En principio, tiene que haber una restructuración del gasto en el conjunto de las instituciones. Después, tiene que haber una lucha contra el fraude fiscal, que es donde está el gran agujero. No soy partidario de más impuestos. Soy partidario de mejor gestión de la recaudación y mejor capacidad para que todos paguen. No que los que ya pagan tengan que pagar aún más.

¿Cree que el Gobierno de Pedro Sánchez debería terminar la legislatura o ve abierta la opción de convocar antes las elecciones antes de 2020?
Creo que, después de este tiempo de problemas, sería bueno para España que hubiera estabilidad, que se agotara la legislatura. Pero evidentemente, todo depende de las circunstancias políticas. Se ha generado ilusión y me gustaría esa estabilidad.

Sánchez ha optado por dos ministros valencianos, José Luis Ábalos y Carmen Montón. ¿Es un gesto hacia su comunidad o un pulso interno a usted en el PSPV?
En absoluto es un pulso. Estoy encantado de que haya dos ministros valencianos. Estamos muy contentos con el Gobierno. Genera una imagen muy positiva del país.

¿Qué tal van las relaciones con Compromís?
Hemos sido el Gobierno más estable de la comunidad, el más longevo sin cambios. En cualquier caso, como en cualquier gobierno, siempre hay problemas. Sobre todo con Hacienda, porque todo el mundo quiere hacer más cosas de las que, por razones económicas, se pueden hacer. Hemos generado una buena gobernanza, y todo en un clima de confianza y estabilidad.

¿Y si giran las tornas y Compromís le gana en votos?
No me interesa la política ficción. Las decisiones se toman cuando hay resultados electorales.

¿Cómo ve la evolución de la capital valenciana?
También ha hecho un cambio, que tiene que ver con la propia convivencia. Ahora, Valencia es una ciudad más abierta, más solidaria y más de todos y todas.

Cuando analiza qué ha pasado con sus antecesores, ¿no le da cierto vértigo el cargo de 'president'?
Me produce tristeza. La Comunidad Valenciana no se merece mucho de los episodios que ha pasado. Pero quiero abstraerme de todo esto y saber que estoy convencido de que todo el mundo ha hecho cosas positivas.

El PP acaba de elegir a Pablo Casado como su nuevo presidente. ¿Cómo lo valora?
Hay que ser respetuoso con los procesos internos. Tenemos que intentar enganchar a más gente, que haya más participación. Su ejercicio de primarias ha sido positivo como un primer avance, aunque ha generado duda. Por ejemplo, decían que eran el partido más importante, pero en sus primarias estatales ha votado menos gente que en las que afronté yo para ser el candidato del PSPV a la Generalitat.

Pese a esto, ¿una opinión del nuevo presidente del PP?
Espero que se produzca en Pablo Casado un proceso de moderación, y que la hostilidad que ha trasladado hacia las comunidades en su campaña interna sea transitoria.

¿Realmente cree que es más centralista que Rajoy?
Por supuesto. Y lo que ha dicho es mucho más de derechas que Rajoy.

El viaje en avión oficial de Pedro Sánchez a Castellón ha suscitado bastantes críticas.
Siempre que un presidente viene a la Comunidad Valenciana es una satisfacción para nosotros. Que viniera a entrevistarse conmigo, a visitar el Ayuntamiento de Castellón y al FIB es una buena noticia.

¿Esas reuniones eran una excusa para ir al FIB?
Era un conjunto de una actividad. Mi reunión con el presidente fue positiva. Me sirvió para plantearle cara a cara cuestiones relevantes para Valencia. Y hay algo, además, simbólico: es el primer presidente de España que se ha reunido con el president valenciano en un edificio de la Comunitat. Otros iban solo a las delegaciones de Gobierno.

La nueva televisión autonómica lleva un mes y medio funcionando, ¿El primer balance?
Había que recuperar el servicio de radiotelevisión pública. Ha sido un proceso complejo, pero hay una sensación positiva. No tenía ninguna lógica que una comunidad bilingüe y con 5 millones de habitantes no tuviera una televisión autonómica.

Bio

El secretario general del PSPV, Ximo Puig (Morella, 1959), asumió la presidencia de la Generalitat Valenciana en 2015. Periodista de profesión, Puig accedió a la Alcaldía de su localidad natal en 1995 y ha sido, además, portavoz parlamentario y vicepresidente de Les Corts.