Andrés Otero lleva toda su vida dedicándose a la apicultura en Galicia, una profesión que le viene "desde su padre y su abuelo". Sin embargo nunca antes había vivido una situación como la que está atravesando actualmente con la avispa asiática. Trabaja como voluntario de la agrupación Protección Civil de Ribadumia (Pontevedra) y lamenta que "antes el trabajo era bastante más tranquilo".

Durante la primavera y el verano, Otero ya sabe lo que toca: desde que amanece hasta que anochece dedica su tiempo a exterminar a la avispa que está acabando con las abejas, que se encuentran en peligro de desaparecer. "Hasta las horas libres" dedica a acabar con la avispa asiática. "Nos sobrepasa. No seremos capaces de acabar con ella porque son muchas. Hay nidos por todas partes".

Es raro el día que reciben tres o cuatro avisos de avistamiento de nidos, porque lo normal es que atiendan unos ocho casos por jornada. Además realiza su trabajo de una manera totalmente voluntaria sin cobrar ni un solo euro. "No es ninguna profesión, es un hobby. Tener tus abejitas ahí... [suspira] y que llegue ese bicho y se las zampe de la manera en que se las está zampando es para enfadarse".

Y es que la vespa velutina no es conocida con el nombre de 'avispa asesina' por las muertes que ha causado su picadura, sino porque sus larvas se alimentan de abejas -entre otros invertebrados como las moscas, arañas u otras avispas-. Las adultas son las que se encargan de cazarlas para alimentar a las pequeñas, llegando a representar el 84% de su dieta. Por su parte, las abejas adultas se alimentan de néctar y frutas maduras.

Aumenta la población de avispas asiáticas en Galicia

La avispa asiática se reproduce con gran rapidez y en los últimos años su población en territorio gallego ha aumentado considerablemente. Según Cadena Ser Galicia, "en 2015 los bomberos de Santiago retiraron solo 3 nidos de velutina. En 2016, más de 160 nidos. El año pasado se rozó el millar y se espera que en 2018 se supere la cifra".

Durante la segunda campaña anual de colocación de trampas que intenta evitar esta proliferación, A Coruña ha capturado 2.972 ejemplares de reina de la vespa velutina.

"De un nido grande pueden salir hasta 300 reinas. Muchas mueren, pero unas 100 viven para el año siguiente. Se esconden durante el invierno y en primavera cada avispa forma un nido", explica Otero, que en lo que va de año ha acabado con  más de 200 nidos y en 2017 su agrupación llegó a exterminar 400.