Ni Lo malo de Aitana y Ana Guerra, ni Becky G "sin pijama", ni el anillo de JLO, la auténtica reina del verano ha sido Thalía. En un año sin una canción del verano clara, con muchas propuestas pegadizas, la mexicana se ha alzado como reina in extremis, adelantándose a los demás en los últimos metros de la carrera.

Thalía ya estaba muy bien posicionada con No me acuerdo, un tema que ha sonado y sigue sonando en todas las fiestas y discotecas gracias a uno de esos estribillos que uno no es capaz de sacarse de la cabeza.

Sin embargo, la sorpresa ha llegado con un segundo hit inesperado cuyo origen se encuentra en un vídeo que la cantante subió a Instagram y no tardó en hacerse viral. En él, Thalía aparecía exultante, eufórica y deshibida –algunos dicen que algo ebria– dando las gracias a sus seguidores y manifestando su desbordante felicidad por el hecho de que su último sencillo ya había alcanzado los 200 millones de vistas en YouTube

Las frases que decía en el vídeo se convirtieron de inmediato en carne de meme. En las últimas semanas, sus "¿me escuchan?", "¿me oyen?", "¿me sienten?" se han convertido en objeto de infinidad de bromas y creaciones, que empezaron a englobarse en el llamado #ThalíaChallenge. La más sorprendente de todas o, al menos, la de mayor calidad fue un fantástico mix elaborado por el músico también mexicano Chuy Nuñez.

El mix se viralizó hasta tal punto que llegó hasta Thalía. Ella, encantada y con gran visión comercial, le compró la creación a su compatriota, la regrabó y la ha puesto a la venta en las plataformas digitales. Ahora, el Me oyen, me escuchan compite en iTunes, Spotify y otras plataformas contra el No me acuerdo y el resto de canciones de la temporada estival.