El pianista, organista y corista de Nick Cave & The Bad Seeds, Conway Savage, ha muerto este domingo a los 58 años, según confirma la banda en un comunicado en su web.

El pasado año, Savage se sometió a una intervención quirúrgica para extirparle un tumor cerebral. Por este motivo, había abandonado el grupo en 2016.

Savage se unió a Nick Cave & The Bad Seeds en 1990 para el álbum The Good Son. Desde entonces se mantuvo como miembro de la banda, al tiempo que desarrollaba una carrera propia como solista.

"Miembro de Bad Seeds por casi treinta años, Conway era el anárquico hilo que corría por las actuaciones en directo de la banda. Era muy querido por todos, miembros del grupo y fans", destaca el mencionado comunicado.

Y aún añade: "Irascible, divertido, terrorífico, sentimental, cariñoso, gentil, mordaz, honesto, genuino. Él era todas estas cosas y literalmente tenía el don de una voz dorada, alta, dulce y empapada de alma".

La banda le recuerda aún más: "En una noche de borrachera, a las cuatro de la mañana, en el bar de un hotel en Colonia, Conway se sentó al piano y nos cantó Streets of Laredo con su dulce y melancólico estilo y paró el mundo por un momento. No había un ojo seco en el lugar. Adios, Conway, no hay un ojo seco aquí".