Tras alcanzar el precio del megavatio hora su máximo anual el pasado miércoles, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, no ha anunciado todavía ninguna medida para cambiar la situación, pero destacó este jueves que lo prioritario ahora es "la atención a la pobreza energética". Además, se puso de perfil alegando que el ejecutivo no puede hacer nada para frenar la subida de la factura de la luz.

En declaraciones durante un foro del diario económico Cinco Días recogidas por la agencia EFE, la ministra indicó que las 4,6 millones de personas que están en situación de pobreza energética son ahora las "más vulnerables".

Por ello, destacó que el Gobierno está trabajando para consolidar y fortalecer "el compromiso con los colectivos vulnerables", incidiendo en que "el esquema actual se ha olvidado del peso social que tiene la energía y el impacto tan diferente que agrava las diferencias y desigualdades en la sociedad".

"Está bien que se refleje que generar energía de manera sucia es caro, pero no podemos permitirnos el lujo de que en el proceso de cambio hasta que consigamos un sistema enteramente limpio esto afecte de manera desigual a los consumidores con menores recursos", aseguró la ministra.

Ribera negó que se estén alcanzando estos días máximos históricos en los precios de la subasta eléctrica, ya que los hubo en otras ocasiones más altos –el precio más alto de la historia en España se situó en 103,75€/MWh el 11 de enero de 2002–.

Además, señaló que muchos de los elementos que influyen en ese incremento "están muy lejos de la capacidad de acción del Gobierno", dejando caer que la luz seguirá subiendo. También recordó que el aumento de precios es un problema estos días en todo el entorno europeo, que está "moviéndose en una horquilla parecida" a la del mercado ibérico.

Con todos esos datos, Ribera reclamó "generar consensos en los operadores que están teniendo incidencia en ese precio final" y "acometer el inicio de una reflexión más profunda" sobre el modelo en el medio y largo plazo, actuando sobre los "componentes fiscales, de coste regulado y de mercado".

La ministra avanzó que el día 19 de septiembre comparecerá en el Congreso de los Diputados a petición propia para dar una orientación de las posibles medidas a tomar.

Asociaciones de consumidores como FACUA han pedido una reunión con Ribera por considerar "desproporcionadas" las tarifas de la luz, además de solicitar que se amplíe la definición de "consumidor vulnerable" para que más personas tengan garantizado este bien. OCU avisa a los clientes de que "desconfíen de las ofertas que prometen mejorar el precio" de la factura con contratos de mercado libre, no sujetos al cambio de precio diario pero que pueden llegar a ser más caros.

Respecto a los vehículos diésel, Ribera ha dicho que "han tenido una trayectoria extraordinaria desde su origen", lo que les ha colocado "en una posición central", mientras ha señalado que, sin embargo, tienen un "recorrido limitado" a medio y largo plazo, a la hora de "buscar soluciones" para la "movilidad sin emisiones".

Ha indicado que desea que el proceso de transformación se implemente de forma óptima en una industria, la de la automoción, que representa el 11% del PIB en España, y que entre otros planteamientos, habrá que debatir "en los próximos meses" por qué hay un tratamiento fiscal diferente entre el diésel y la gasolina.