El candidato presidencial del ultraderechista Partido Social Liberal, Jair Bolsonaro, líder en los sondeos de intención de voto para las elecciones presidenciales del 7 de octubre en Brasil, fue apuñalado en el abdomen este jueves, durante un mitin electoral en la ciudad de Juiz de Fora. Bolsonaro fue hospitalizado en estado "muy grave", con riesgo de muerte, pero ya se encuentra estable y reaccionó "satisfactoriamente" a la operación a la que fue sometido.

El diagnóstico fue dado en una rueda de prensa por los médicos del Hospital Casa de la Misericordia de la ciudad de Juiz de Fora, que sometieron al candidato a cirugía por corte en una vena en el abdomen que le provocó una grave hemorragia y otras cuatro heridas.

"Jair Bolsonaro sufrió un atentado, una estocada con cuchillo en la región del abdomen. Pero gracias a Dios fue solo superficial y está bien", dijo su hijo, Flavio Bolsonaro, en un mensaje en Twitter. Bolsonaro fue sometido a una cirugía laparoscópica por una lesión que afectó al hígado.

El diputado ultraderechista fue atacado por un hombre cuando era llevado a hombros en medio de una multitud, en una céntrica calle de Juiz de Fora, la segunda mayor ciudad del estado de Minas Gerais, según pudo verse en imágenes divulgadas en las redes sociales.

Adélio Bispo de Oliveira, de 40 años, es el autor confeso del atentado, según confirmaron fuentes oficiales. Natural de Montes Claros, a unos 700 kilómetros de donde se produjo el ataque, Bispo de Oliveira se encuentra detenido en la sede de la Policía Federal de Juiz de Fora, mientras las autoridades intentan esclarecer el motivo del intento de homicidio. Fue arrestado cuando un grupo de personas intentaba lincharlo tras acusarlo del ataque.

Según confirmaron fuentes de la Policía Militarizada, De Oliveira tenía un curso de educación superior y parecía "mentalmente pleno y totalmente consciente de aquel acto que parece que fue premeditado". "Dijo inicialmente que no simpatizaba con Bolsonaro, pero con el transcurso de las investigaciones, probablemente, debe pasar más informaciones", señalaron las citadas fuentes.

No obstante, el presidente de la Federación Nacional de los Policías Federales de Brasil, Luis Boudens, dijo que en el momento de su arresto De Oliveira "presentó un aspecto de un problema psicológico, e incluso llegó a decir, según testimonios que presenciaron los hechos, que la tarea era una misión divina".

Las imágenes muestran el momento en que Bolsonaro, vistiendo una camiseta con los colores del uniforme de la selección brasileña, se retuerce de dolor en el momento en que es acuchillado, aunque el autor del ataque no aparece, debido a la cantidad de personas que rodea al candidato presidencial.

Defensor de la dictadura

El ultraderechista es uno de los candidatos más polémicos en la actual disputa electoral, debido a que es un defensor de la última dictadura militar en Brasil (1964-1985); ha generado diversas protestas por sus insistentes declaraciones machistas, racistas y homófobas, y enfrenta procesos judiciales por discriminación e incitación a la violación.

Según una encuesta divulgada la víspera, el candidato por el Partido Social Liberal (PSL) vencería las elecciones presidenciales del 7 de octubre en un escenario sin Luiz Inácio Lula da Silva, cuya candidatura fue vetada por la autoridad electoral, pero perdería en la segunda vuelta contra sus principales adversarios.

De acuerdo con el Instituto Ibope, la intención de voto en Bolsonaro subió desde el 20% en agosto hasta el 22% en septiembre, lo que lo convierte en el favorito para vencer la primera vuelta tras la decisión del Tribunal Superior Electoral (TSE) de inhabilitar a Lula, el carismático expresidente que está preso desde abril para cumplir una condena de 12 años por corrupción.

Lula era el líder en todos los sondeos, con hasta un 40% de intención de voto, pero fue declarado "inelegible" debido a que la legislación prohíbe la postulación para cargos públicos de condenados en segunda instancia, como es su caso. Tras Bolsonaro el sondeo ubica como favoritos a la ecologista Marina Silva y al diputado laborista Ciro Gomes, ambos con 12%, y al socialdemócrata Geraldo Alckmin, con 9%.

Pese a que según la encuesta vencería en la primera vuelta, el diputado ultraderechista perdería contra cualquiera de sus principales adversarios en la segunda, programada para el 28 de octubre en caso de que ningún candidato supere el 50% en la primera. Así como es el primer favorito, Bolsonaro también lidera los índices de rechazo electoral, con el récord de 44% (el doble que su intención de voto).