No todos los artistas salen ilesos de las acusaciones de machismo, pero Maluma ha sorteado las críticas vertidas a sus letras por supuestamente fomentar la desigualdad y consiguió llenar este jueves el madrileño WiZink Center de jóvenes que corearon frases como "chingan cuando yo les digo".

El cantante colombiano subió al escenario para zanjar la segunda cita en España de su gira europea y agradecer a los madrileños que siempre hayan estado ahí a pesar de sus detractores.

Muchos se han quejado de que las letras y los videoclips de Maluma "fomentan el machismo", aunque recientemente el cantante se defendía de esas acusaciones: "Mi madre y mi hermana tuvieron un papel muy importante en mi crianza, así que lo primero que aprendí fue a respetar y a valorar a la mujer".

Vestido con gafas de sol y un traje dorado, el latino se ha rodeado de ocho mujeres que bailaban junto a él temas como Mala mía. El videoclip de esa canción ha sido centro de las últimas críticas hacia el artista por cosificar a la mujer y dio pie a la campaña #MejorSolaQueConMaluma.

"¿Dónde están las señoritas solteras de Madrid? Oye, Madrid, aquí como que está haciendo calor, ¿verdad?", decía el colombiano, quitándose la chaqueta, antes de cantar versos de Mala mía.

El colombiano cantó desde el "fondo de su corazón" a una joven rumana del público y se sentó encima de su regazo para interpretar el tema. No dudó en preguntarle si "tenía novio" y le dejó claro que él sí tiene pareja, pero al final de actuación le plantó un beso en la boca a la chica.

"A pesar de que mucha gente vaya en contra de mí, ustedes siempre han estado ahí. Muchas gracias, Madrid", añadía Maluma antes de cerrar con Cuatro babys.