Solo el 13,6% de los desplazamientos que se realizan a diario en el área metropolitana de València se llevan a cabo en transporte público (autobús, metro y tren), y se concentran especialmente en la ciudad y en su zona de influencia más próxima. En cambio, el coche privado continúa representando el 41,3% de los viajes, una cifra todavía alta ante la falta de alternativas sostenibles efectivas, sobre todo en los movimientos hacia localidades de la segunda y tercera corona metropolitana.

De hecho, uno de los grandes retos del Plan Básico de Movilidad del Área Metropolitana de València que ha elaborado la Generalitat, y en concreto la Conselleria de Obras Públicas y Vertebración del Territorio, es impulsar el transporte público "mejorando la oferta, la intermodalidad y el sistema tarifario, de forma que satisfaga las necesidades de movilidad metropolitana de mayor distancia", según recoge el texto.

En el análisis de la situación de partida, este documento, que forma parte de otro más extenso, el Plan de Movilidad Metropolitana, constata que en el área de València se realizan diariamente 4,87 millones de desplazamientos, lo que supone una media de 2,59 por persona y día para una población de casi 1,9 millones de habitantes, una cifra que aumenta hasta los 3,3 desplazamientos de media diaria si se tiene en cuenta solo a aquellas personas que se mueven (el 87% del total). De hecho, de los 12 millones de viajes diarios que registra la Comunitat Valenciana, el 40% se concentra en el área metropolitana.

Respecto al reparto modal de los desplazamientos, además, del 41,3% que se mueve en coche privado y el 13,6% que lo hace en transporte público, otro 40,9% se desplaza a pie, un 2,4% en bicicleta, un 1,2% en autobús discrecional, un 0,4% en taxi y un 0,2% en Cabify o similares. Los datos del informe señalan que, en la mayoría de los municipios, los desplazamientos caminando ya superan el 65% del total, y, en el caso de València, el uso de la bicicleta duplica la media metropolitana y alcanza el 5% del total.

Además, la ciudad de València supone el 37% de los desplazamientos del área metropolitana, y otro 30% se produce dentro de los municipios de la zona. Un 18% se hace entre la ciudad y el resto de municipios, lo que se traduce en 900.000 desplazamientos de entrada y salida a la ciudad al día.

El Plan Básico supone una primera etapa de análisis y propuestas que pueden ser implantadas en un plazo de tiempo menor. En esta línea, a partir de 13 objetivos, establece nueve líneas estratégicas de actuación, que a su vez incluyen 45 propuestas concretas. Entre ellas, las principales son fomentar la movilidad no motorizada, mejorar y potenciar el transporte público de superficie metropolitano (los autobuses interurbanos), mejorar el transporte público ferroviario (metro y Cercanías), fijar la intermodalidad como prioridad en la movilidad e implementar otras iniciativas en el marco de la sostenibilidad, la gestión y la participación pública.

El plan servirá de documento base a la Autoridad de Transporte Metropolitano (ATMV), que tiene delegadas las competencias de coordinación e integración tarifaria, entre otras.

Necesidad de inversión conjunta

El Plan Básico de Movilidad del Área Metropolitana de València contempla una inversión conjunta de 128 millones de euros a corto y medio plazo, que compromete a todas las administraciones públicas: Generalitat (31%, sin contar el gasto ordinario de FGV y Metrobús), Gobierno central (31%), municipios metropolitanos (27%) y las concesiones en manos del sector privado (11%). El documento destaca la necesidad de financiación estatal al transporte metropolitano a través de la ATMV para desarrollar sus objetivos.