El documental 'A memoria da raia', que aborda en una hora de duración las características culturales, económicas y políticas en la frontera gallego-portuguesa de la zona del sur de Ourense, será proyectado este sábado en el auditorio de Verín (Ourense) desde las 20,00 horas, con entrada gratuita.

Una de sus directoras, Miriam González Francisco, periodista de profesión, ha destacado a Europa Press que lo que más le ha agradado del trabajo tanto a ella como a su equipo, compuesto por Iris Justo Rodríguez -codirectora, comunicadora audiovisual- y Andrea Pérez Justo -diseñadora del fanzine, estudiante de diseño gráfico-, ha sido la "solidaridad" entre los habitantes de un lado y del otro de la frontera.

"Lo que más nos ha impactado ha sido la solidaridad entre lo que nosotros consideramos el mismo pueblo, al que le han puesto una frontera que ha cambiado históricamente. No importa de dónde sea tu pasaporte, importa que eres vecino; si te tengo que ayudar, voy a ir. Es bonito", ha asegurado González.

Así, la directora del documental ha destacado que las tres se ven identificadas con la pieza audiovisual que han creado, ya que se sienten de la raia. Miriam González es de Medeiros de Monterrei (Ourense); Iris Justo, de Verín (Ourense); y Andrea Pérez, de Albarellos de Monterrei (Ourense).

"Somos raianas, hacemos vida en ambos países, vamos a cenar a Chaves, a la fiesta de Montealegre o a bodegas del otro lado, es muy común en nuestra zona; realmente, no existe una frontera física, no percibimos cuándo se acaba un país y empieza el otro", ha apostillado.

"NO HAY FRONTERA"

En este sentido, ha subrayado la cercanía de muchos pueblos de Portugal a España y viceversa, "que están a 200 metros de la frontera", a los cuales los habitantes de ambos márgenes iban a bodas o fiestas y forjaban amistades, "algo que también se hace actualmente".

"Ves que no hay frontera, vas a Portugal y te sientes como en Galicia, la gente te habla con distinto acento, pero la forma y la lengua no es ni gallego ni portugués, es un idioma que sirve para comunicarnos; eso es muy bonito y gratificante", ha señalado González.

Por ello, ha asegurado que "vivir cerca de una frontera es especial", ya que "permite observar la realidad desde perspectivas diferentes" y entender la solidaridad, "que es magnífica y puede llegar a ser impresionante y brutal", como "valor humano y universal".

TRES PARTES DEL PROYECTO

El documental que será presentado este sábado es una parte del proyecto conjunto que han iniciado Iris Justo, Andrea Pérez y Miriam González en verano de 2016 y que las ha llevado con sus propias cámaras a recorrer varios puntos de la frontera, como Medeiros de Monterrei, Montealegre, Chaves, Verín, Vilarelho da Raia, Cambedo da Raia, Souteliño u Oímbra.

Además de la pieza audiovisual, han organizado una exposición fotográfica en los meses de abril y mayo del año pasado en varios locales de Verín con instantáneas tomadas durante este periodo y publicarán una revista monográfica para incluir toda la información que se haya quedado fuera del trabajo cinematográfico.

La raíz del proyecto surge gracias al Festival Internacional de Cortometrajes de Verín. "Una de las temáticas era el tema de la frontera y, como vivimos cerca de una, decidimos hacer una pequeña pieza sobre esa materia para presentar al certamen", ha desvelado Miriam González.

Sin embargo, el corto presentado al festival no satisfizo del todo a sus creadoras. "No habíamos quedado muy contentas con el resultado, nos gustó, pero nos pareció que era algo que podía hacer cualquiera, por lo que indagamos más y descubrimos historias de refugiados de la Guerra Civil, de solidaridad; nos pareció que valían la pena", ha destacado.

"La historia nos enganchó, queríamos aprender más y ampliarla; por motivos profesionales, nos separamos durante el año 2017, nos fuimos documentando y buscando más historias, leyendo, buscando periódicos y, en el verano del año pasado, comenzamos de nuevo a grabar", ha continuado.

De esta manera, han incluido en la pieza audiovisual más información sobre guerra, refugiados, contrabando y una explicación de qué es una frontera y del sentimiento raiano, cómo ellas ven el mundo desde la raia y cómo la zona condiciona la forma de vivir.

LLEGAR A TODOS LOS VECINOS

Otra de las razones que ha llevado al equipo a plasmar la historia de forma audiovisual ha sido su voluntad de comunicar a todos los habitantes de la zona la información.

"Hay mucha bibliografía sobre el tema, pero no todo el mundo tiene acceso, por lo que hacerlo en formato cinematográfico es una manera de llegar a todos nuestros vecinos y de que se conozca más nuestra historia y nuestra identidad", ha apostillado González.

Por ello, esperan que asista la gente que las conoce de la raia y los vecinos, ya que han hecho "muchas amistades" al ir a grabar en los pueblos.

"Están todos muy animados y tienen ganas de ver el resultado", ha avanzado. "Se van a sentir identificados; aquí, todo el mundo hizo contrabando, como comprar un kilo de café a Portugal; también por los paisajes de la zona, el escenario es en la raia, tanto de Galicia como de la parte de Portugal, esa faceta sentimental va a gustarle a la audiencia de Verín", ha advertido.

Con todo, ha apuntado que el documental es "simplemente una muestra pequeña", ya que "han quedado muchas historias sin contar y muchos pueblos sin ver" debido a la falta de medios humanos y económicos. "Este documental no cuenta con financiación, somos nosotras, nuestras cámaras y nuestros coches", ha defendido González.

Asimismo, ha agradecido la ayuda del docente e investigador Xerardo Dasairas para localizar la bibliografía y de José Carlos Silva a la hora de facilitar la aproximación a los vecinos y convencerlos para contar sus vivencias delante de una cámara.

"Nos presentó a la gente y eso ha sido muy importante, ya que son temas aún muy sensibles; la gente no te conoce, el estigma del contrabandista no es muy bueno, aunque solo se dedicaba a buscar café, fuera de aquí se entiende como un ladrón o un delincuente; los vecinos lo pasaron muy mal, ya que podías ir a la cárcel o recibir una multa; hubo episodios en la raia muy complicados y a la gente le cuesta todavía un poco, es normal, lo entendemos".

DIFUSIÓN DEL DOCUMENTAL

Miriam González ha subrayado que, "de momento", no han recibido financiación económica, pero sí han solicitado a las administraciones ayuda para "poder subtitularlo" y "hacer el sonido", "que lo tiene que hacer algún especialista", y dejarlo, así, "lo mejor posible".

A su vez, ha avanzado que la proyección en el auditorio de Verín "será la única", ya que "se hace para los amigos y para los vecinos", que también han ayudado a recrear la parte de ficción. "Es un trabajo de mucha gente, no solo nuestro", ha subrayado.

Tras la presentación ante la audiencia de Verín, la idea del grupo es "mandar el documental a festivales de cine, tanto en España y Portugal como en el resto de Europa, puesto que fronteras las hay en todas las partes del mundo".

"Cualquier persona de cualquier lugar que vea lo que pasó en esta frontera se puede sentir identificado y es una manera de enseñar parte de nuestro patrimonio inmaterial, de las vivencias de los protagonistas; puede ser interesante", ha concluido González.