La tasa de infrautilización de capital humano en el mercado laboral de España se ha reducido en 10,5 puntos en los últimos años, según datos de asempleo. Sin embargo, si se tienen en cuenta estos grupos de trabajadores infrautilizados la tasa de paro aumentaría 8,4 puntos porcentuales, hasta el 23,7%, siendo las mujeres, los mayores de 50 años, los extranjeros y los menos formados los colectivos más infrautilizados.

Asempleo habla de una "recuperación" económica que ha permitido recuperar una parte importante de los empleos perdidos durante la crisis al superarse la barrera de los 19 millones de ocupados y haberse reducido la tasa de paro hasta el mínimo de la década (15,3%), si bien advierte de que la tasa oficial de desempleo no permite conocer al detalle la infrautilización del capital humano.

El dato con más peso dentro de la tasa de infrautilización del trabajo es el desempleo oficial, pero los ocupados que trabajan con jornada parcial de forma involuntaria contribuyen con 6,7 puntos al incremento de la misma. Les siguen los desanimados, inactivos que no buscan trabajo porque creen que no lo encontrarán, con otro punto porcentual, mientras que el resto de activos potenciales apenas contribuyen en 0,6 puntos al total.

En cualquier caso, la tasa de infrautilización se ha reducido en 10,5 puntos desde el inicio de la recuperación y hasta el segundo trimestre y, de nuevo, el paro ha sido el factor que más ha contribuido a ello, ya que ha reducido en 9,2 puntos porcentuales la tasa de infrautilización durante este periodo. Le sigue la jornada parcial involuntaria y el colectivo de desanimados, que se reducen en 0,9 y 0,5 puntos, respectivamente. El resto de activos potenciales no ha experimentado variación.

Aunque el colectivo desanimado y el resto de activos son los menos significativos, Asempleo cree que hay que prestar atención por el problema que subyace en relación a estas personas, dado que si las estadísticas oficiales computasen como parados a aquellos que se han desanimado en la búsqueda de empleo, la tasa de paro aumentaría en algo más de un punto, hasta situarse en el 16,3%.

En este sentido, se registraron 274.100 personas desanimadas en el segundo trimestre del año aunque, dada la tasa de paro de larga duración (51% en el segundo trimestre), avisa de que muchos más activos serían susceptibles de desalentarse en su búsqueda de empleo y engrosar este colectivo y esto vislumbra un gran desequilibrio en el mercado.

Los perfiles más infrautilizados

El desánimo se concentra en ciertos grupos, como las mujeres y las personas mayores de 50 años, para los que supone 1,4% y 2,3% de su tasa de infrautilización en el segundo trimestre, respectivamente. A su vez, el desánimo es menos significativo en colectivos con educación superior frente al colectivos de educación básica (0,4 frente a 2,9 puntos porcentuales).

Además, 1,6 millones de trabajadores declaran trabajar en jornada reducida porque no encuentran trabajo en jornada completa y, como apunte adicional, la mayoría de ellos son mujeres (72%), al tiempo que la brecha por género ha aumentado durante la recuperación (en 0,1% entre el 2T14 y el 2T18).

También aumentan las diferencias generacionales, ya que la parcialidad involuntaria cobra peso entre los jóvenes y los mayores de 50 años (0,1% y 0,2% respectivamente). Por su parte, los extranjeros siguen desempeñando en torno a una quinta parte de las jornadas parciales involuntarias y aportan 10,1 puntos porcentuales a su tasa de infrautilización, frente al 6,3 entre los españoles. La recuperación apenas ha reducido la brecha por nacionalidad en 1,2%.

Por último, destaca la parcialidad involuntaria en ocupados con educación media y superior (7,6% y 5,4% respectivamente), pese a tratarse de colectivos con mayor probabilidad de encontrar empleo. No obstante, Asempleo recuerda que la parcialidad se ha convertido en una vía de entrada al mercado laboral durante la recuperación y explicaría que educados medios y superiores aceptasen jornadas parciales de manera temporal.