El fugitivo tiene una estatura de 1,75 metros, es calvo y lleva gafas. Disfrutaba de un permiso de fin de semana y, como no regresó el día 13 de agosto de a las 17,00 horas, saltaron las alarmas.

El hombre se encontraba en la recta final de su condena de 25 años. La inició el 19 de octubre de 1996 y estaba previsto el final de su encarcelamiento el 9 de octubre de 2021.

Para aportar cualquier información, la Policía Nacional pidió ya la semana pasada que se les informe llamando al 091, 062 o al 112, o enviando un correo electrónico a fugitivos@policia.es.