Un ciudadano británico ha muerto este lunes en Estepona (Málaga) en una operación policial tras disparar varias veces a unos agentes del Cuerpo Nacional de Policía que iban a detenerlo y que han repelido a tiros con su arma la acción, según han informado fuentes policiales.

El fallecido tenía antecedentes por tráfico de drogas y tenencia de armas y le han encontrado dos armas de fuego y cuatro cargadores con los que hizo frente a los agentes.

Éstos lo habían identificado y localizado en un establecimiento hostelero, aunque han sido recibido con disparos, ante lo que han tenido que responder.

El suceso ha ocurrido al ser localizado el investigado en la calle Marqués del Duero, en la barriada de Cancelada, sobre las 17.15 horas.

Un comunicado de la Comisaría Provincial de Policía explica que los disparos del individuo obligaron a los agentes "a hacer uso de su arma de fuego para repeler la agresión en defensa de su integridad física y la de terceras personas".

Unos vecinos habían alertado a la Policía de que un hombre había sufrido un accidente de coche en las cercanías de Puerto Banús, en Marbella; que portaba un arma de fuego al salir del vehículo colisionado y que huyó del lugar; tras lo que ha sido localizado.

La investigación continúa abierta y ha sido comunicada a la autoridad judicial.