Es una elección que millones de españolas y españoles tienen que hacer cada noche: o irse a dormir a una hora prudencial o acabar de ver su programa o serie favorita. En España que los programas de televisión del prime time (horario de máxima audiencia) acaben de madrugada es un auténtico problema.

Que el horario de estos espacios, los que más interés generan, sea menos trasnochador es una vieja reivindicación de la audiencia y de las asociaciones de espectadores. Se ha vuelto a poner de manifiesto a raíz del estreno este domingo de MasterChef Celebrity en La 1, pues el concurso de cocina comenzó pasadas las 22 horas y acabó más allá de la 1.30 horas de la madrugada. En vísperas de día laborable. Numerosos usuarios se quejaron de este horario en las redes sociales.

Esto no siempre fue así: el horario de inicio del prime time televisivo se ha incrementado en más de 75 minutos en los últimos 20 años. Tal y como explica José Luis Casero, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (Arhoe), esta es una lucha "en la que llevamos insistiendo bastante tiempo y más con la televisión pública, que estamos pagando con nuestros impuestos". En Europa hay una gran variedad de horarios para el prime time, pero todos los programas de esta franja empiezan entre las 20 y las 21.45 horas. No a las 22.45 como sucede en nuestro país.

"Lo que estamos generando son personas más cansadas. La televisión pública debería promover unos horarios que ayudaran a la conciliación y el descanso", dice Casero. "Nos encontramos con trabajadores menos productivos, lo cual es aún peor en el caso de los más jóvenes y los niños, si la irresponsabilidad de los padres ha hecho que les hayan dejado ver un programa que les puede gustar, pero que si ven hasta el final hará que se incorporen al colegio cansados".

Incide en esta idea Marta Pellico, directora de iCmedia (Iniciativa para la Calidad de los Medios): "Es perjudicial en general y en concreto para los menores. Muchos programas con audiencia infantil y juvenil acaban demasiado tarde". Según la OMS somos un país que duerme una hora menos que la media europea y los programas de televisión no favorecen que eso mejore.

Cambiar los horarios de prime time es difícil: hay muchos intereses sociales, económicos y empresariales detrás. Por un lado está el hecho de que los programas de access prime time (los que preceden al prime time)han pasado de situarse en la tarde para alargarse casi hasta las 22.40 h. Así, las series, programas y demás comienzan casi a las 23 horas. Algo inaudito.

Las cadenas buscan con esto el efecto arrastre: que los espectadores se enganchen cuando encienden la tele y ya no cambien de canal hasta que la apaguen de madrugada. Por otro lado, que el prime time se alargue ampliamente más allá de la media noche hace que se ahorren producir un programa en horario de madrugada como había antaño (Buenafuente, Crónicas Marcianas) lo que supone una optimización del programa del prime time: mismo coste, más horas de emisión.

¿Es posible cambiar esto? "TVE lo intentó en 2016, empezando su prime time a las 22.00 h y tuvo que dar marcha atrás", recuerdan desde iCmedia. Sin embargo sí es posible y lo es ahora mismo: Canarias es la prueba. Los españoles del archipiélago comienzan su hora de prime time una hora antes por el cambio horario y eso no afecta a las audiencias ni al consumo.

"Lo ideal sería un pacto entre cadenas, pero conociendo al sector de cerca es difícil, porque los pactos entre las cadenas son muy complejos", hace ver Pellico.

La legislación también podría ayudar. En 2016 la Comisión de Igualdad del Senado aprobó una moción que instaba al Gobierno a impulsar iniciativas sobre la necesidad de adelantar el horario de los programas de televisión. También lo intentó el PSOE. Aún no se ha logrado.

"Hay que mirar mucho a Europa. Lo de Spain is Different se ha quedado viejo. Debemos mirar a los países del arco mediterráneo, con horarios de trabajo y ocio más productivos", hace ver Casero, que destaca que "el único momento en el que tenemos un horario nocturno televisivo sensato es cuando hay Champion, que empieza a las 20.45 h".

El problema de los horarios es más complejo de lo que parece y no atañe sólo a lo televisivo: también es un problema de los horarios de la sociedad española. "Si la gente pudiera salir del trabajo a un horario más sensato que el actual una de las cosas que se podría hacer es ver televisión a una hora más prudente, cenar a una hora más temprana e incluso compartir la televisión con la familia", pone de manifiesto Casero.

¿Una puerta abierta a la esperanza?

El pasado julio Atresmedia (A3, La Sexta) anunciaba que reduciría la duración de los capítulos de sus series para adaptarlos al formato internacional, de los 70 minutos actuales a los 50 que durarán los de próximas ficciones. Eso hace que el fin de su prime time llegue hasta 30 minutos antes, contando con la publicidad que dejará de emitirse por el recorte, todo un esfuerzo comercial. "Va a ser una innovación rupturista que obligarará al resto a hacerlo igual", vaticinaba el grupo audiovisual.

Tres programas, tres casos

  • 'MasterChef Celebrity 3': trasnochar con la TV pública. Emitido en domingo y con una audiencia familiar, los espectadores no pueden saber quién es el expulsado hasta cerca de la 1.30 h. "No se están dando cuenta de que están abocando a la gente a consumir televisión a la carta, a medio plazo van a tener un problema", explica la Arhoe.
  • 'Supervientes' y 'realities' de Telecinco. Las galas de los realities de Telecinco tienen un seguimiento masivo, pero marcado por las cerca de cuatro horas que duran sus emisiones y que acaben al filo de las dos de la madrugada.
  • El 'access prime time' de 'El hormiguero'. Es uno de los programas de más éxito de Antena 3, pero su emisión comienza casi a las diez de la noche y retrasa el inicio del prime time de la cadena hasta más allá de las 22.40 horas.