Lady Gaga ha querido compartir con sus fans cómo le sigue afectando el haber sufrido una agresión sexual cuando era joven.

El suceso ocurrió cuando Gaga tenía 19 años y un productor de música la violó. Desde aquel día, la cantante, de 32 años, asegura que se siente "miserable".

"Nadie más lo sabía. Fue casi como si tratara de borrarlo de mi cerebro. Y cuando finalmente salió era como un monstruo grande y feo. Te tienes que enfrentar al monstruo para sanar", asegura la estrella.

"Con mis problemas de salud mental, para mí, al principio, la mitad de la batalla era la sensación de que estaba mintiendo al mundo porque sentía mucho dolor pero nadie lo sabía", relata en una entrevista con Vogue.

Motivo por el cual, Lady Gaga decidió contarle al mundo que tenía "un trastorno de estrés postraumático". La cantante sacó valor porque no quería "esconderse, más de lo que ya tengo que hacerlo", añadió.

En la entrevista con Vogue, Gaga habla también sobre lo que se experimenta cuando se tiene un trauma. "¿Sabes cuando estás en una montaña rusa a punto de bajar la parte realmente empinada? ¿Ese miedo y la sensación en tu estómago? Mi diafragma se contrae. Luego me cuesta respirar y todo mi cuerpo sufre un espasmo. Y empiezo a llorar. Eso es lo que sienten las personas traumatizadas todos los días, y es... miserable".

"Siempre digo que el trauma tiene cerebro y funciona en todo lo que haces", sentenció.

"La gente necesita ser más compasiva"

La artista, que protagoniza A Star Is Born junto a Bradley Cooper, ha sufrido fibromialgia durante mucho tiempo, lo cual ha afectado afectado sus giras y a su carrera.

Pero le "irrita" que haya gente que crea que es mentira, ya que ella considera que la fibromialgia va ligada a su trauma por la violación.

"Para mí, y creo que para muchos otros, es realmente un ciclón de ansiedad, depresión, trastorno de estrés postraumático y trastorno de pánico. Todo envía al sistema nervioso una sobrecarga, y como resultado tienes dolor en las articulaciones", dijo. 

"La gente necesita ser más compasiva. El dolor crónico no es una broma. Y todos los días te despiertas sin saber cómo te sentirás", concluyó.