El PSOE y el PP han votado este martes a favor del veto del Gobierno a la proposición de ley de transparencia y regeneración universitaria de Ciudadanos y han provocado un cruce de acusaciones en el que el partido de Albert Rivera ha reprochado al Ejecutivo no querer "erradicar la corrupción y los enchufes" en la Universidad y los socialistas han aclarado que el veto se debe a que la proposión de ley "está mal hecha" y han instado a los naranjas a presentarla corregida para que pueda tramitarse en el Congreso.

La Mesa de la Cámara Baja ha analizado este martes el veto que presentó el Gobierno a una propuesta con la que Ciudadanos busca restablecer el "prestigio" de la Universidad, después de casos como los relacionados con los máster de Cristina Cifuentes, Pablo Casado y, ahora, la ministra de Sanidad, Carmen Montón.

Una de las medidas que contempla es la creación de un ente independiente que controle los expedientes académicos y la expedición de títulos, que en la propuesta de Ciudadanos está presupuestado en cinco millones de euros y que tanto en una versión como en otra sobre lo sucedido este martes en el Congreso sería la culpable del veto propuesto por el Ejecutivo a su tramitación que han apoyado PSOE y PP en la reunión de la Mesa.

Además de Ciudadanos, ha votado en contra del veto y a favor de su tramitación Unidos Podemos, no por una cuestión de fondo, es decir, de querer apoyar una propuesta que consideran que no tiene demasiado fundamento, sino de forma, que el Gobierno tiene que justificar convenientemente sus vetos para cumplir con el fallo en este sentido del Tribunal Constitucional pero también porque considera incoherente que el Ejecutivo de Pedro Sánchez empiece vetando leyes, como criticó tanto al Gobierno del PP.

Versiones dispares

Según ha explicado la portavoz socialista en el Congreso, el Gobierno ha vetado la iniciativa porque no incluía un fecha de entrada en vigor, por ejemplo, 1 de enero de 2019, de manera que se aprobara antes entraría en vigor afectando al presupuesto de 2018, aumentando la partida de gastos en esos cinco millones, algo que la ley prohíbe.

"El Gobierno no veta por motivos políticos, son porque es una proposición de ley que está mal hecha, no tiene fecha de entrada en vigor e implicaría a los Presupuestos" ya en vigor, ha dicho Lastra. "Que nadie, aunque Ciudadanos lo intente, vea nada extraño".

Por su parte, Ciudadanos ve en el veto del Gobierno y el apoyo al mismo del PP un intento por parte de estos dos partidos de que no se eviten casos como el de Cifuentes, Casado o Montón o poder seguir manteniendo la confidencialidad de tesis doctorales como la del presidente del Gobierno.

"Ya tenemos el primer veto de Sánchez. Curiosamente, nuetra ley de transparencia y regeneración universitaria es la primera a la que el señor Sánchez ha decidido presentarle un veto, parece ser que en regeneración y transparencia el PSOE tiene un problema, que comparte, como era de espera, con el PP", ha dicho el portavoz naranja, Juan Carlos Girauta.

"La corrupción y los enchufes en la universidad y su erradicación es algo que no es tan importante como cinco millones en el presupuesto", ha añadido sobre el coste de la agencia independiente para controlar los títulos universitarios con la que, según Girauta, "no se habría podido dar ni el caso Cifuentes, ni Casado ni Montón, porque exige que se hagan públicos los trabajos de fin de máster".

"Tampoco se podría mantener en el absoluto secreto la misteriosa tesis doctoral de Pedro Sánchez", ha indicado el portavoz de Ciudadanos.

En todo caso, el Congreso previsiblemente tramitará la proposición de ley porque Ciudadanos ya ha anunciado que volverá a presentarla a la Mesa y el PSOE ya ha asegurado que el Gobierno no la vetará si subsana los errores detectados.