José Luis Soro ha explicado que "con estos trámites se cumple un compromiso adquirido con esta vía después de décadas de promesas que no se materializaban en obra". En los próximos días comenzará el proceso de licitación de la obra de manera que los trabajos comiencen en 2019.

Ha recordado que "se trata de una carretera muy importante para el desarrollo económico de la zona y vinculada a las actividades del sector primario". El consejero ha advertido de que "cuando terminó la pasada legislatura no se había dado ningún paso en firme para impulsar las obras".

El proyecto recoge dos tipos de actuación. Por un lado, el acondicionamiento integral del tramo comprendido entre los puntos kilométricos 10.9 y 16.6 y, por otro lado, la rehabilitación de los tramos comprendidos entre el 10.8 y el 10.9 y en el tramo de conexión con la localidad de Maella.

Se actuará para eliminar algunas curvas, mejorar el trazado de otras curvas existentes aumentando el radio de la mismas y suavizar la pendiente general de la carretera. Además, se intervendrá en el firme en el tramo de entrada a la localidad de Maella para respetar los muros y cierres de las parcelas colindantes existentes.

Se ha previsto un plan de tráfico para garantizar el paso, al menos por un carril de tres metros, durante los trabajos de acondicionamiento. Además de la calzada, en el proyecto se incluyen la colocación de la señalización horizontal y vertical, el balizamiento y las defensas. Asimismo, se acondicionarán y adecuarán a la nueva vía los accesos a los caminos y se señalizarán aquellos que cuenten con más afluencia de tráfico.