La Audiencia Nacional de Palma ha condenado a dos años de prisión a una mujer por entrar en el Facebook de su pareja. La procesada entró en su perfíl privado para confirmar sus sospechas, y una vez leídas las conversaciones de caracter íntimo decidió hacer una captura del chat para enviárselo a sus amigas. Los hechos ocurrieron el 2 de enero del año 2016.

El día del juicio, la acusada negó los hechos, pero la juez tuvo en cuenta en su declaración el día del sumario, donde sí admitió haber compartido las conversaciones privadas de su novio con otra mujer. Asimismo, las amigas admitieron en sede judicial haber recibido la captura.

Tanto la mujer como la víctima recurrieron la decisión. La mujer solicitó su absolución al entender que las pruebas contra ella no eran lícitas. Como ya hizo en el juicio, aseguró que su novio tenía intervenido su teléfono móvil y así pudo saber que había difundido la conversación y presentar la denuncia contra ella.Además, alegó que su intención al hacer una captura de pantalla era mostrarla a su pareja y pedirle explicaciones.

El tribunal de la sección primera de la Audiencia ha desestimado su petición. Las magistradas entienden que no hay ninguna prueba de que el denunciante tuviera bajo su control el teléfono de la mujer. Puntualizan, además, que el perjudicado entregó un pantallazo de su conversación con la acusada y no la imagen captada por esta.

El hombre, por su parte, reclamó a la Audiencia que elevara a cuatro años de prisión la condena de la mujer al entender que concurría la agravante de parentesco. Además, solicitaba una indemnización de 12.000 euros por daños morales y una orden de alejamiento.

La Audiencia Provincial ha ratificado ahora la condena de dos años de prisión por un delito de descubrimiento y revelación de secretos, y le prohíben acercarse a menos de cien metros o comunicarse con el denunciante durante tres años.