Carmen Montón se ha sumado este miércoles a la lista de damnificados por los másters de la Universidad Rey Juan Carlos. La ya exministra de Sanidad ha comparecido ante los medios para anunciar su dimisión tras dos días en los que se ha cuestionado la forma en la que obtuvo un posgrado en esa universidad.

En un principio, la ahora exministra defendió la forma en que obtuvo su máster y aseguró que "no todos somos iguales" al ser comparado con Pablo Casado, el presidente del PP cuyo paso por esa universidad también está siendo investigado. Otra implicada en esos cursos irregulares, Cristina Cifuentes, renunció a finales de abril a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Este ha sido el desarrollo de la polémica de Carmen Montón:

10 de septiembre

  • Montón comparece a media mañana para defenderse. "Sí hice este máster y tengo materiales que acreditan mi honestidad", asegura. Afirma contar con "el título, el certificado académico de las notas, el trabajo final de máster y más de 30 correos electrónicos en esas fechas que demuestran" que lo cursó.
  • Esa misma mañana, los partidos comienzan pedir explicaciones. Casado afirma en una entrevista por televisión que no haría "lo mismo que ellos hicieron conmigo" y manifiesta que confiaría en las explicaciones que se dieran, aunque su secretario general pide "coherencia" al PSOE. Podemos ya comienza a plantear la dimisión de la ministra.

11 de septiembre

  • eldiario.es publica un nuevo artículo en el que afirma que las notas de Montón fueron manipuladas cuatro meses después de terminar el curso. Pasó de tener un no presentado en al menos una asignatura a tener un aprobado.
  • Tras conocerse la noticia, Montón comparece de nuevo y mantiene su postura. Asegura que hizo el máster y puede demostrarlo. "No he cometido ninguna irregularidad y por tanto dimitir sería injusto".
  • Pese a las pruebas, el PSOE respalda a la titular de Sanidad. El secretario de Organización y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y la portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, la apoyan públicamente. "Tenemos plena confianza en la ministra", dice Ábalos.