La Guardia Urbana de Barcelona reforzará a partir de este miércoles la 'Operación Otoño', que se desarrolla desde el 1 hasta el 30 de septiembre, y que desplazará patrullas cerca de los colegios de la capital catalana para el control y supervisión del transporte escolar y de menores, con el objetivo de facilitar la fluidez de circulación y promover la movilidad segura y sostenible.

En declaraciones a la prensa, el intendente de la Guardia Urbana, Carles Reyner, ha explicado que esta operación, que se realiza cada año, se llevará a cabo con patrullas en todos los distritos en coordinación con el Servei Català de Trànsit (SCT) y los Mossos d'Esquadra: "También estaremos muy atentos a los vehículos de movilidad personal y las bicicletas"

Reyner ha destacado que se prestará atención a la circulación, a la seguridad y a las condiciones administrativas de vehículos como los patinetes eléctricos, y ha dicho que la Urbana comprobará que respeten las normas de tráfico durante su trayecto y que cumplan los requisitos de documentación o técnicos a los que están sometidos, y ha recordado que deben circular por el carril bici.

En el caso de las bicicletas, se recordará a los usuarios que está prohibido circular por aceras, andenes y paseos de amplitud inferior a 4,75 metros, y, en el caso de los usuarios de vehículos de movilidad personal, se recordará que solo pueden circular por calzadas de zona 30 y por carriles bici: "Barcelona es pionera en esta regulación, que contempla la aparición de estos vehículos".

"Entendemos que es un tema nuevo en relación a nuestra actuación y para el uso de la gente. Se harán unas actuaciones ponderadas, y se dará a conocer a la gente la nueva normativa para que se respete a los peatones", y ha afirmado que quieren hacer compatible la movilidad de los peatones y de las personas que usan estos vehículos para evitar accidentes.