Los ministros de Cultura de Alemania, Francia, España y Atenas, entre otros, suscribieron este martes una declaración en la que se insta a defender los derechos de autor en la era de internet, ante la votación que tendrá lugar este miércoles en la Eurocámara sobre la llamada ley europea del copyright.

"No podemos apoyar que un puñado de empresas de ámbito global acaparen gran parte del trabajo generado por otros en el entorno digital", apunta la declaración, consensuada por la ministra alemana, Monika Grütters, y el francés, Françoise Nyssen, a la que se han adherido España, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Grecia y Rumanía.

"Consideramos que tenemos que comprometernos con la independencia de los medios de comunicación y el pluralismo mediático, especialmente a la luz de los peligros que supone la desinformación para la democracia", prosigue el texto, difundido por el Ejecutivo de Berlín.

La declaración destaca asimismo la necesidad de dotarse de un marco legal que defienda mejor los derechos de los autores en la era digital y recuerda que para ello es preciso impulsar nuevas leyes "efectivas" tanto para los creadores como para editores.

El Parlamento Europeo someterá este miércoles al voto la polémica ley europea del copyright, que en julio fue rechazada por los eurodiputados para conseguir un texto que tuviera mayor consenso.

El texto pretende poner al día los derechos de autor en la era de internet y ha movilizado a los "lobby" de los gigantes tecnológicos, pero también a los consumidores, para influir en la futura ley.

La formulación que rechazaron los eurodiputados, y a la que siguieron unas doscientas enmiendas, contenía dos puntos polémicos para recabar más dinero para los autores o medios de comunicación.

Por un lado, el establecimiento de un canon que deberían pagar las plataformas a medios de comunicación y autores de contenido cuando lo reproduzcan.

En segundo lugar, el establecimiento de un filtraje de contenido que desarrollarían y establecerían las plataformas para asegurarse que se ha pagado el copyright por el contenido (fotos, canciones, obras de arte) que los usuarios quieren subir a la red.