El PP ha cerrado filas este miércoles en torno a su presidente, Pablo Casado, para intentar tender un cortafuegos que diferencie la polémica en torno a su máster de los motivos que este martes terminaron con la dimisión de la ya exministra de Sanidad, Carmen Montón. Son casos diferentes y, en el caso de Casado, no habrá consecuencias, dicen.

Los diputados populares han tratado de alejar la polémica de Casado, aludiendo a casos que consideran parecidos al de Montón, como el de la beca de Íñigo Errejón, y poniendo el foco de atención en el Gobierno y las dos dimisiones que ha registrado en sus primeros 100 días.

"Ya saben que no hay dos sin tres, vamos a esperar quién es el siguiente", ha afirmado el excoordinador general Fernando Martínez Maíllo.

El Tribunal Supremo tiene que tomar, previsiblemente este mes, una decisión sobre si imputa a Casado, después de que en julio el Tribunal Superior de Justicia de Madrid elevara, por ser aforado, un caso en el que la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes,  también presunta beneficiaria de las irregularidades en torno a un máster de la URJC, ha sido imputada por falsedad documental y cohecho impropio.

Frente al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que ha contestado con un "sí" rotundo a la pregunta de si, tras Montón, Casado debería dimitir, en el PP se han empleado esta mañana en señalar justo lo contrario.

No habrá imputación

"Esta situación no se va a producir, lo dije hace tiempo", ha asegurado el exportavoz del PP Rafael Hernando sobre la posibilidad de que Casado sea finalmente imputado y, por tanto, debiera dimitir.

"Yo confío en que se resolverá favorablemente en el Supremo y esa expectativa no la contemplo", ha señalado Martínez Maíllo.

Este es el argumento que han repetido los diputados populares a su llegada este miércoles a la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, que precisamente ha empezado con una pregunta de Casado al presidente, Pedro Sánchez, sobre ETA.

Además, según han indicado diputados del PP este miércoles, el partido da por "probadas" todas las informaciones publicadas sobre  Montón y dan especial pábulo a la cuestión del plagio de su TFM.

Para Hernando, "no son [casos] iguales. [Montón] buscó una fundación para obtener este máster, falsificó las notas y mintió a la población española en un caso como este".

Hernando ha añadido otra diferencia, que el máster de Montón "era habilitante", a diferencia de una de las explicaciones que dio Casado para no hacer el trabajo de fin de máster (TFM), cuyo plagio terminó con la carrera de Montón en el Gobierno. Su máster, aduce el presidente del PP, no era habilitante para ejercer ninguna profesión, era sólo un trámite para hacer un doctorado que él, por motivos profesionales, finalmente no hizo.

"No tiene nada que ver", ha afirmado Martínez Maíllo, que, aunque ha considerado que su rueda de prensa del martes por la noche supone un "reconocimiento implícito" del plagio, cree que Montón aún "tiene que explicar por qué ha dimitido".

El diputado del PP no sólo ha puesto el foco en el Gobierno, también en otro partido, Podemos, y en la beca de investigación del candidato al Gobierno regional madrileño, Íñigo Errejón, en la Universidad de Málaga.

El caso Montón, ha dicho Maillo, "también pone sobre la mesa el caso del señor Errejón, que también tiene que dar explicaciones".