Se trata de dos menores de cinco y siete años. Los dos se encontraban en el domicilio del crimen, donde la mujer fue localizada muerta y el agresor también estaba sin vida, tras colgarse de una ventana.

A preguntas de los periodistas, Varela ha explicado que los niños, víctimas de la violencia ejercida sobre su madre, habrían pasado a depender de algunos de los centros del Principado. Sin embargo, han sido unos familiares de Yésica los que han decidido acogerlos. "Habría que poner en valor el esfuerzo de esta familia", ha indicado.

Los niños pasarán así a vivir en Avilés. Desde el Principado de Asturias se han puesto a su disposición diferentes servicios a su disposición. "La familia tendrá todos los recursos al acogimiento y para la incorporación de los menores a centros públicos", ha señalado Varela.

Por su parte, el consejero ha Presidencia y Portavoz del Gobierno asturiano, Guillermo Martínez, ha informado de que el Consejo de Gobierno ha analizado un protocolo específico contra las agresiones sexuales y otras formas de vulneración de la libertad y dignidad sexual de las mujeres. El Ejecutivo lo presentará la próxima semana.