El diputado regional, Domingo Segado, ha argumentado que la medida del Gobierno de España "solo tiene un afán recaudatorio y ninguna justificación técnica ni medioambiental, además de crear un impacto negativo sobre los vehículos de gasolina".

Segado ha afirmado que el gobierno socialista ha generado un "gran perjuicio" a todos los propietarios de vehículos diésel con sus declaraciones alarmantes al poner en cuestión su continuidad.

"Un daño, que según sus palabras, pesará, sobre todo, en los 40.000 transportistas existentes en la Región, ya que somos la comunidad autónoma de España con más volumen de vehículos de transporte, perjudicará a los más de 99.000 profesionales autónomos y también al complejo de Repsol en Cartagena, fabricante de esta clase de carburante", ha dicho.

La situación provoca, en palabras del 'popular', un incremento de las matriculaciones de vehículos de gasolina, concretamente un 56,1% entre los meses de enero a marzo de este año, "que tienen mayores emisiones de CO2 que un diésel, lo que dificulta la lucha contra el cambio climático".

Asimismo, este acoso y derribo al diésel va a damnificar, ha apuntado Domingo Segado, a propietarios de vehículos con esta tecnología, cuyo valor en el mercado de ocasión va a descender alarmantemente, y en segundo lugar a la industria, capaz de cambiar la producción de motores diésel a gasolina con premura, pero con inversiones no previstas que habrá que amortizar.

El diputado del PP también ha manifestado que quieren que el Gobierno nacional retire su propuesta de gravar a los vehículos diésel, "es un impuesto injusto, y por supuesto, que la ministra de Transición Ecológica aclare sus planes respecto a su uso ante la inseguridad generada en empresas de transporte, autónomos, pymes".