El acuerdo tiene como finalidad la imposición de las oportunas sanciones por los reiterados y graves incumplimientos de la mercantil Proambiente en el ejercicio de su actividad de gestión de residuos del vertedero y de la planta de tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos situada en el municipio de Abanilla.

"La falta de actuación por parte de la empresa motivó procedimientos de ejecución subsidiaria por parte de la Comunidad para el restablecimiento de la legalidad ambiental en las instalaciones del vertedero y de la planta de tratamiento de residuos de la mercantil", según ha hecho saber la portavoz del Gobierno murciano, Noelia Arroyo, en la rueda de prensa posterior al Consejo.

Ha remarcado que el Gobierno regional está en la recta final de las actuaciones de recuperación ambiental del antiguo vertedero de Abanilla. Las obras de la última fase del proyecto de adecuación, sellado, clausura y restauración de la zona afectada por vertidos ilegales por parte de la empresa que gestionaba el vertedero hasta el año 2011 alcanzan ya el 80 por ciento.

En concreto, de la superficie de más de 270.000 metros cuadrados afectados por estos vertidos se han sellado 195.000, correspondientes a los vasos 1-2, 3 y H. El 28 por ciento restante corresponde a actuaciones puntuales y a los vasos A y 0, que están ubicados en zonas comunes con la Comunidad Valenciana.