Una conductora de Alcorcón se bajó en marcha de su vehículo al descubrir que llevaba una serpiente en su interior, enredada en los pedales, pero, aparte del "susto" que se llevó, la situación "no pasó a mayores", ha explicado la Policía Municipal de Alcorcón.

Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana, cuando la conductora vio algo en el parabrisas del coche mientras conducía, y sin saber lo que era, sacó la mano e intentó tirarlo, pensando que era una rama, pero, de alguna manera, la serpiente entró dentro del vehículo y se enredó en los pedales.

Al ver que en realidad se trataba de una serpiente, se puso "muy nerviosa" y se bajó en marcha del vehículo a la altura de la Avenida de Leganés.

La conductora avisó inmediatamente a la Policía Municipal, que acudió al lugar y se encontraba con la mujer "muy alterada".

Los agentes avisaron al Centro de Protección Animal de Alcorcón (CIPA) para que se hicieran cargo del animal y se retiró el coche al depósito municipal para capturar allí a la serpiente, que no es venenosa.